Arquidiócesis de Cuenca gestiona un sobrevuelo de la Virgen del Cisne por la ciudad

Procesión de la Virgen del Cisne en su última visita a Cuenca el 2019. Archivo

John Machado 

La Arquidiócesis de Cuenca gestiona un sobrevuelo de la Virgen del Cisne en helicóptero por Cuenca durante el traslado del Santuario del Cisne hacia Loja  ante las restricciones que impiden la tradicional peregrinación que tiene lugar cada año.

A inicios de agosto de todos los años miles de cuencanos hacen romerías hacia el Santuario en la provincia de Loja, por las fiestas de la ‘Churona’, una de las procesiones más numerosas de Latinoamérica, pero por ahora ese tipo de actividades están restringidas.

El Arzobispo de Cuenca, Marcos Pérez Caicedo, informó que ha mantenido conversaciones con el jefe de policía en el Azuay, Mario Castro, para que el helicóptero de aeropolicial haga el sobrevuelo en la capital azuaya.



La iniciativa tiene dos objetivos: “ya que los fieles no pueden ir a visitar a la Virgen, sea ella como madre la que les visite en su ciudad”; y persuadir a los feligreses de que no viajen al santuario este año ante el riesgo de contagio.

Este año no habrá la procesión que lleva la imagen desde El Cisne a Loja pasando por San Pedro de la Bendita y Catamayo, una romería que convoca anualmente al menos a un millón de personas, lo que supone un riesgo de contagio sumamente alto en época de pandemia.