El CNE hace la convocatoria para elegir a las nuevas autoridades para el periodo 2023-2027

cne Azuay
A nivel nacional aún es bajo el porcentaje de candidatos inscritos para las elecciones seccionales.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) hizo la convocatoria oficial para las elecciones seccionales que se realizarán el 5 de febrero de 2023, a través de una cadena nacional realizada la noche de este domingo 21 de agosto de 2022.

A través de un video institucional se detalló quiénes están facultados a votar de forma obligatoria y facultativa.

La presidenta del CNE, Diana Atamaint, se refirió a los procesos previos realizados como las primarias e invitó a las organizaciones políticas a seguir fomentando “una cultura de paz y respeto mutuo en las siguientes fases del proceso electoral”.

Para estas elecciones están convocados 13’450.047 personas para ejercer su derecho al sufragio.

En esos comicios se elegirá a un total de:

  • 23 prefectos y viceprefectos provinciales
  • 221 alcaldes
  • 864 concejales urbanos, con sus respectivos suplentes
  • 443 concejales rurales, con sus respectivos suplentes
  • 4.109 vocales de las Juntas Parroquiales.
  • 7 consejeros principales y suplentes del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (3 hombres, 3 mujeres y, 1 de pueblos y nacionalidades indígenas, afroecuatorianos o montubios y ecuatorianos en el exterior).

Inscripciones

De acuerdo al calendario electoral, este lunes 22 de agosto iniciará el proceso de inscripciones de candidatos a las diferentes dignidades, fecha que se extenderá hasta el próximo martes 20 de septiembre.

En este periodo se realizarán las notificaciones del listado de candidaturas presentadas en la Junta Provincial Electoral y el CNE a los actores políticos, las objeciones a las candidaturas presentadas, la contestación a dichas objeciones, notificaciones, impugnaciones y otros.

Control externo

Mientras avanza lo programado en el calendario electoral, organismos coordinan acciones para evitar la desinformación en temporada preelectoral y electoral.

En esta fase, las misiones diplomáticas de la Unión Europea, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo (USAID), la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), el CNE y la Organización No Gubernamental Fundamedios buscan activar mecanismos para combatir y controlar la desinformación.

Los representantes de estas organizaciones catalogan a la problemática de la desinformación como un “peligro para la democracia”.

Para Fernando Adames, representante del PNUD en Ecuador, contar con la colaboración de diversos actores en una temática de combate a la desinformación es clave para lograr el éxito.

“La información precisa y verificada es más importante que nunca, porque las personas, al consumir información falsa, tienen la capacidad de alimentar discursos de odio, despertar prejuicios, justificar la polarización y normalizar los extremos”, dijo.

Añadió que todas las personas pueden contribuir para evitar que se propague la desinformación: “Hay que hacer un esfuerzo por no normalizar estas prácticas que no contribuyen a una debida cohesión social para garantizar los procesos electorales y engrandecer las democracias”.