Tranvía enfrenta un nuevo desacuerdo

Los concejales de mayoría señalaron que faltó socialización antes de aprobar la reforma a la ordenanza de operación.

Con siete votos a favor y cinco en contra, el Concejo Cantonal suspendió ayer la reforma a la ordenanza que define la operación del tranvía, en la que se iban a tratar temas referentes a la integración del sistema y la aplicación de la tarifa sin la necesidad de definir el valor del pasaje.

La razón presentada por los concejales de mayoría para impedir que el tema sea debatido en el seno del Concejo Cantonal fue la “falta de socialización” de la reforma a la ordenanza que, de acuerdo con el edil Alfredo Aguilar, solo se debatió en un taller previo con 21 personas.

El concejal Roque Ordóñez acotó que tras revisar los nombres de las 21 personas que asistieron a la socialización pudo notar que no fueron convocados los veedores del tranvía, los frentistas de la Avenida de las Américas y avenida España o los representantes de la Cámara de Transporte.

En efecto, Oswaldo Flores, quien es director ejecutivo de la Cámara de Transporte de Cuenca, indicó que su gremio no asistió a las reuniones. “Es algo que nos extraña de sobremanera porque la ordenanza trata sobre la integración y la integración debe hacerse con nosotros” afirmó.

La frentista de la Avenida de las Américas y exveedora del proceso, Consuelo Orellana, también indicó que “parece que hay una falta de comunicación entre quienes somos los afectados con esta obra y el Municipio”.

publicidad

El concejal Andrés Ugalde por su parte sostuvo que si bien pueden haber errores de forma, en el fondo “tenemos la oportunidad de tratar sobre el tranvía que es un pedido ciudadano”. El alcalde Pedro Palacios se sumó a este criterio y sostuvo que los concejales que se opusieron al debate “pueden estar exagerando en algunos aspectos” e indicó que las reformas propuestas “no van más allá de errores de tipeo y definiciones”.

La aprobación de esta ordenanza no es vinculante para aprobar una tarifa pero sí para la operación comercial del sistema tranviario, ya que contiene la normativa legal sobre la forma en la que se va administrar el proyecto de forma técnica.

El cuerpo legal aprobado en marzo del 2019, y traído a debate para su reforma ayer, trata sobre quien será el responsable de la operación, los derechos de los usuarios, las obligaciones de los conductores, el uso de tarjeta para el pago del pasaje y las sanciones por evasión, entre otros temas.

La mayoría del Concejo solicitó que, previo a tratar nuevamente la reforma, se cumpla con procesos de socialización de mayor alcance ciudadano lo que deja sin fecha el tratamiento del tema en Cabildo. “Si hemos esperado seis meses podemos esperar una semana más” dijo el edil Ordóñez.

Reunión con transportistas

Desde las 10:00 de hoy en el Municipio los dirigentes de la Cámara de Transporte se reunirán con el alcalde Pedro Palacios y sus técnicos en el primer acercamiento entre las partes para definir la integración de los buses y el tranvía.

El dirigente Oswaldo Flores, indicó que plantearán al alcalde Palacios una compensación por el retiro de la línea 100, el uso de una caja común para el cobro de pasajes de bus y tranvía, y la revisión de la tarifa del transporte urbano para que se acerque a la del nuevo sistema de movilidad.

La directora del tranvía, Carolina Ormaza señaló que las decisiones sobre la integración incluyendo el posible cambio de rutas y la reubicación de los buses destinados a la línea 100 serán tomadas por la Dirección de Gestión de la Movilidad. (JMM) (I)