Historia de Cuenca, Óleos y Condecoraciones

José Vega Delgado

Publicidad

Una obra de gran aliento ha llegado a su término: , escrita por el cronista vitalicio de la urbe, doctor JUAN CORDERO ÍÑIGUEZ, en 12 gruesos volúmenes. (Cronología de Cuenca, 1957-2000.- Cuenca en la Historiografía Cuencana. -Nombres, Comentarios, Elogios; tomos X, XI, XII respectivamente.)
Como en la penúltima entrega del 2018, se dejan ver algunas falencias, ¡obra humana al fin!, de modo particular en el ANEXO: Personas notables que han servido a Cuenca, nacidas entre 1938 y 1957 (X, págs. 257-368). Hay fotografías que ilustran las micro-biobibliografías: buenas, regulares y malas; y, lo más crítico, es que falta una metodología de selección por actividades y oficios: Cultura (única que consta), Comercio, Industria, Banca, Agricultura, Deportes.
También hay que acotar que entre los ELOGIOS A CUENCA (XII), no está uno de los más afamados, el que pronunciara el célebre MIGUEL SÁNCHEZ ASTUDILLO S.J., con el discurso de recepción a LUIS MOSCOSO VEGA en la Academia de la Lengua.
En lo que a LOS ÓLEOS se refiere, queremos preguntarnos por el destino que ha tenido, LA GALERÍA DE OLEOGRAFÍAS que exornaba la Sala de Conciertos de la Casa de la Cultura, Núcleo del Azuay. Ya no está, ni siquiera han quedado los óleos de los expresidentes. Se nos ha dicho que han sido embalados y encartonados; ¿con qué fin? A lo mejor embalsamados.
Finalmente, el Municipio de Cuenca debería solicitar el concurso del Cronista Vitalicio, para que mediante la secretaría se levante un catálogo exhaustivo de CONDECORACIONES. A que no se repita la concesión de una misma presea, al mismo personaje, y en ambos casos POST MORTEM; tal ocurrió en noviembre pasado con CÉSAR DÁVILA ANDRADE (1967 Y 2019). (O)

publicidad