Las leyes de la ecología III-Parte

Hernan Deleg Pacheco

Publicidad

La negligencia del hombre en el procesamiento de residuos también nos recuerda la tercera ley de la ecología. “La naturaleza es la más sabia”. Dicho de otro modo, el ser humano debe cooperar con los sistemas naturales en vez de remplazarlos por algo que considera mejor. Los pesticidas permiten ilustrar bien esta ley.
Cuando comenzaron a usarse, ayudaron a los agricultores a controlar la mala yerba y casi a eliminar las plagas. Parecía que las grandes cosechas estaban garantizadas. Pero no fue así, las cosas comenzaron a fallar. Las malas hierbas y los insectos se hicieron inmunes a un pesticida, uno tras otro, comenzaron a envenenar a los depredadores naturales de los insectos, pájaros y al hombre mismo. Es posible que le haya afectado a Usted, amigo agricultor, en tal caso forma parte del grupo de por lo menos de dos millones de personas afectadas por los pesticidas, en el mundo.
La gran ironía es que cada vez, hay más pruebas de que a la larga, los pesticidas ni siquiera aumentan el rendimiento de los campos. Tan solo en Estados Unidos de América, los insectos se comen ahora una proporción mayor de las cosechas que antes de la revolución introducida por estos productos químicos. Así mismo el Instituto Internacional de Investigaciones sobre arroz, con sede en Filipinas, ha descubierto que los pesticidas ya no mejoran el rendimiento de los campos del sudeste asiático.
Un programa patrocinado por el gobierno indonesio, que no promueve tanto el uso de pesticidas ha logrado aumentar la producción de arroz en un 15 %, a pesar de que el uso de pesticidas ha disminuido en un 65 %. Sin embargo, año tras año los agricultores siguen usando extensamente estos productos químicos. ¿Cuánto daño se ha hecho? ¿Tiene remedio? (O)

publicidad