Las Leonas tienen fe en que se desarrollará la Superliga Femenina

El cuerpo técnico trabaja en todos los aspectos para mantener motivado a las campeonas de 2019

Publicidad

Con la incertidumbre por no tener una fecha de reinicio de las competiciones, pero con la fe intacta que jugarán la Superliga Femenina pese a la división que hay entre dirigentes de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), las Leonas mantienen sus entrenamientos virtuales con charlas psicológicas complementarias.

Desde esta semana trabajan en una sola jornada desde las 18:00 con el objetivo de concentrar a todo el plantel sin alterar las obligaciones académicas de algunas integrantes.

Leonardo Vanegas, asistente técnico, indica que tres días a la semana se enfocan en la parte física; un día lo destinan a la parte táctica y otro día, a charlas de diversa índole en las que tratan de mantener la unión y motivación entre las 24 integrantes que conforman el primer plantel. Las refuerzos nacionales y extranjera entrenan desde el departamento que les arrienda el club.

En el equipo hay la consigna de guiarse por fuentes oficiales para evitar cualquier desajuste emocional ante pedidos de que no se juegue la Superliga. “Mientras no haya un pronunciamiento oficial de la FEF, hay que seguir entrenando. Si mañana o pasado nos toca volver, nos va a costar si no estamos preparados a un 50-60 %”.

Todo se ejecuta por la aplicación Zoom. Para sobrellevar algún inconveniente técnico debido a la saturación en la red, el preparador físico Diego Zhañay envía a las jugadoras, rutinas pregrabadas para que se familiaricen con los movimientos y no interrumpan su entrenamiento. Para el trabajo táctico tratan de hacer representaciones animadas de fútbol con apoyo de PowerPoint.

publicidad

Vanegas destaca la entrega de todo el cuerpo técnico liderado por la profesora Paulina Pino, así como de la psicóloga Ivonne Montaleza y la fisioterapista María José Cornejo. Reconoce que les cuesta no estar en una cancha, pero entre ellos tratan de motivarse para transmitir buena energía a las futbolistas.

Nutricionista, no tienen, por eso apelan a su experiencia para darles alguna guía de cómo alimentarse y comer sano. Además, les motivan a desarrollar otras actividades -como ver vídeos de fútbol, leer un libro- que ocupen su mente y ahuyenten la ansiedad.

“Hay cosas que se pueden visualizar, hay otras que van a depender de lo que uno quiera conseguir. Les hemos dicho a ellas que no importa cuando empieza el torneo, lo importante es que tengan clara su meta y trabajen por ella”. (BST)-(D)

La frase

“Yo estuve vinculado al fútbol masculino (…) cuando se pasa a la vereda del frente se da cuenta que acá también hay sueños, hay chicas que se sacrifican incluso un poco más porque el fútbol femenino recién está empezando y es más olvidado”.
Leonardo Vanegas