- Publicidad -
Inicio Deportes Edisson Meza emprende con la venta de pollos en plena pandemia

Edisson Meza emprende con la venta de pollos en plena pandemia

El negocio del futbolista cuencano le ayuda mantener su familia en medio de la emergencia sanitaria.

El jugador cuencano Edisson Meza ofrece pollos "frescos" y bien "pesaditos". XCA

El futbolista cuencano Edisson Meza estuvo a punto de vincularse a las reservas del Deportivo Cuenca, pero la pandemia del Covid-19 no le permitió estampar su firma en el contrato.

Sin embargo, no pierde las esperanzas de volver a vestir la camiseta del “Expreso Austral”, y por el momento se dedica a la venta de pollos para subsistir en medio de la emergencia sanitaria.

Y, aunque empezó a emprender este negocio hace cerca de dos años, el jugador confiesa que en estos momentos de crisis trabaja sin cesar porque la prioridad es mantener a su familia, conformada por su esposa Eulalia Barros y sus dos hijas: Brianna, quien tiene 6 años, y Martina, de 2. Precisamente, de las iniciales de sus “herederas” se origina el nombre de su empresa: “Avícola ByM”, la misma que lleva el eslogan: ¡Del campo a tu mesa!

Polifacético

Meza demuestra su carácter y temperamento dentro y fuera de las canchas. El volante ambidiestro es versátil a los retos y obstáculos que le presenta la vida, se puede definirlo como un “hombre de armas tomar”.

El ex jugador del Bolívar de La Paz se desvela para cuidar los cerca de 500 pollos que tiene en su galpón, ubicado en la parroquia rural El Valle.

Los sacrificios son constantes para el futbolista que todos los días madruga “religiosamente” a faenar estos animales de crianza, siempre con la ayuda de su esposa, suegro y cuñada, para ofrecer un producto “fresco, del día”, a la ciudadanía.

No obstante, estas actividades vendrían a ser solamente el “calentamiento previo” (por usar un término futbolístico); el partido está recién por comenzar, ya que posteriormente se coloca su traje de bioseguridad para iniciar a repartir los productos avícolas. “En esta crisis entregamos nuestro producto de muy buena calidad sin recargo, a un buen precio. El cliente puede estar tranquilo porque cumplimos con todas las medidas de sanitización y desinfección”, destaca mientras pesa un pollo de cinco libras.

En este lapso de tiempo, Meza destaca que “dando gracias a Dios”, cada vez tiene mayor clientela. “Al principio comenzamos comercializando pollos, gracias a Andrés Cedillo, quien tiene uno de los más grandes avícolas del país y hasta ahora nos brinda una mano. Después crecimos y adquirimos un terreno en el tiempo que jugaba en el profesionalismo en donde actualmente funciona el galpón”, recuerda.

Confiesa, además, que “al inicio fue difícil” porque “los pollos son como unos niños, se debe cuidarlos mucho. Siempre estamos pendientes que nos les falte comida, luz, calor. La limpieza también es fundamental; el faenamiento es un proceso complicado; creo que lo más fácil es entregar el producto y buscar clientes…Es un trabajo duro, pero creo que estamos emprendiendo de la mejor manera y mientras Dios nos de fuerzas seguiremos haciéndolo”, sostiene.

En estos días, Meza se juega un “partido a parte”. Vende un promedio de 40 pollos diarios, por lo que no desaprovecha la oportunidad para promocionar sus productos avícolas. “Quienes deseen apoyar este emprendimiento pueden comunicarse a los siguientes números: 098 4767968 – 099 0474090”, indica.

La trayectoria del jugador salesiano

Edisson Meza, quien actualmente tiene 26 años, ha militado en varios equipos de Segunda Categoría, el último en esta división fue Cuenca Fútbol Club, el año anterior.

Además, defendió los colores del Deportivo Azogues, Deportivo Cuenca, Bolívar (Bolivia), siendo el Gualaceo Sporting Club su último equipo profesional en el que jugó.

Meza es “salesiano de corazón”. Estudió en la escuela Carlos Crespi y posteriormente en la Unidad Educativa Técnico Salesiano, en donde se graduó de Electromecánica Automotriz. “Mis padres hicieron un gran esfuerzo para darme los estudios, ya que siempre fuimos de bajos recursos, pero al final el sacrificio valió la pena porque pude estudiar en una institución que forma buenos cristianos y honrados ciudadanos”.

El sueño de Meza siempre fue ser jugador profesional. “Cuando tenía 15 años tuve la oportunidad de jugar en Rosario Central de Argentina por recomendación de (Marcelo) Fleitas y (Javier) Klimowicz, pero mi madre no me dejó porque recién estaba en quinto curso. Lloraba de la impotencia, pero el día que me gradué del colegio, mi madre me dijo: mañana inicia una nueva etapa en tu vida, sigue tus sueños, si quieres ser futbolista o seguir la universidad, siempre te apoyaré…A los tres días tuve el visto bueno para jugar en Deportivo Azogues”.

Edisson tuvo la oportunidad de estudiar administración de empresas a distancia en la universidad, pero por esas “cosas extra futbolísticas” (por utilizar más términos futboleros), no logró culminarla. Sin embargo, cree que nunca es tarde para estudiar; que en el fútbol como en la vida hay “tiempos adicionales”. (JMB) (D)

Salir de la versión móvil