Protocolos para manejo de cadáveres por COVID19

La Policía Nacional emplea técnicas y procedimientos en el manejo y destino de cadáveres.

El titular de Criminalística explicó cómo se cumplen los protocolos de bioseguridad. IVM
Publicidad

Durante la emergencia sanitaria por la pandemia del coronavirus, la Policía Nacional, a través de la Unidad de Criminalística (UCM), cumple con estrictos protocolos para levantamientos de cadáveres por sospecha o casos positivos de COVID19.

Pablo Bolaños, jefe de Criminalística en Azuay, informó que organizaron equipos que están en la primera línea y que son los encargados en el levantamiento de cuerpos por presunción de coronavirus o diagnosticados con esta enfermedad, en Cuenca y a nivel de la provincia.

Bolaños explicó que para estos procedimientos han tenido reuniones con varias autoridades de la provincia del Azuay y representantes del Ministerio de Salud Pública (MSP), Fuerzas Armadas, además con la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE), entre otras instituciones.

Agregó que los agentes policiales tienen claro lo que es el manejo de los cadáveres; sin embargo, se ha coordinado con ciertas instituciones sobre los procedimientos y protocolos para el levantamiento de los cuerpos.

Detalló que, si bien es cierto cada institución está haciendo ya lo suyo, como Criminalística efectivamente cuentan con un equipo que se denomina Alfa, que está integrado en primera instancia por el Centro de Investigación de Ciencias Forenses (CICF): el conductor, un disector y dos peritos.

publicidad

Indicó que, al momento de realizar el levantamiento de un cadáver, por sospecha de COVID19, intervienen tres agentes policiales en el embalaje del cuerpo y los otros compañeros aplican la desinfección del sitio y los instrumentos usados, bajo estrictas normas de bioseguridad.

También añadió que se ayuda a colocar los equipos al personal y llenar la hoja de transferencia del cadáver. De igual manera se debe colocar dos etiquetas con todos los datos de la víctima que será interna y externa: una de estas se coloca en la muñeca del cuerpo y la otra en la bolsa sanitaria.

El vocero policial señaló que esto servirá para que el cuerpo vaya plenamente identificado hasta su destino final. En caso de no ser reconocido, los agentes deberán hacer la toma de necrodactilares para posteriormente ingresar al sistema nacional de datos y verificar su identidad.

Asimismo, el oficial corroboró que en coordinación con el personal del Registro Civil se comprobará si existe alguna persona reportada como desaparecida en la base de datos de dicha institución mencionada con la información que emitirán los peritos.

Descontaminación

El personal de Criminalística ha recibido capacitaciones por peritos policiales para desinfectar el lugar donde se encuentre el cadáver. El titular de la UCM dijo que al sitio llega el equipo con una bolsa sanitaria para realizar el levantamiento del cadáver.

Señaló que durante el procedimiento, si el cuerpo tiene sondas, sueros o sabana quirúrgica el personal ingresa a la escena con todo el equipo de bioseguridad para levantamiento. Puntualizó que con guantes especiales los uniformados realizan el embalaje del cadáver. (IVM)-(I)