Movimiento

Claudia Acosta A.

Publicidad

OPINIÓN|

La pausa va terminando, aun con el Covid presente en nuestros días y quizás por algún tiempo más, empezamos a salir de nuestros hogares, volver a los trabajos, mover la economía de nuestras sociedades y es que el gran engranaje del mundo debe continuar….

Pero claro, esta gran pausa tiene que habernos traído reflexiones a cada uno desde la realidad vivida, voy a tocar un aspecto que personalmente me ha llamado mucho la atención, y es el movimiento generado por los seres humanos, ¿por qué movernos tanto?, en todo el sentido de la palabra, desde lo básico y cotidiano; durante todo este tiempo, nuestras compras por ejemplo, las hemos hecho en lugares cercanos, en pequeñas tiendas, a productores del entorno, un consumo  local; nuestras reuniones de trabajo, familiares, las clases de los hijos, todo se volvió una experiencia dentro de casa y si bien creo que las relaciones humanas se basan en el  lenguaje frente a frente, mirándonos, pudiendo percibir la respiración, la gestualidad, la energía del otro, también es verdad que lejos de relacionarnos con nuestro entorno cercano cada día queríamos relacionarnos con entornos más y más lejanos… y esto no se da solo con nuestro movimiento sino sobre todo con nuestras formas de consumo.

Regidos por las tendencias de un mercado global y en medio de mucha inconsciencia concebimos como normal adquirir artículos del otro lado del planeta: ingredientes para hacer sushi (comida japonesa), carne argentina, condimentos, licores europeos, y bueno ni decir de los productos hechos en la gran fábrica del mundo, la China, mi razonamiento lógico no logra entender cómo productos que vienen del otro lado del planeta pueden tener costos tan bajos, ¡¿cómo están hechos?, ¿en qué circunstancias, de qué manera?!, en lugar de priorizar, valorar lo cercano, le dimos tanto valor a lo lejano y externo incluso con  una especie de sentimiento de exclusividad y diferencia…

Para terminar, pienso que una vida más respetuosa, consecuente, atenta, va a estar muy de la mano con cuanta consciencia ponemos en cada uno de nuestros movimientos, en cómo estos impactan positiva o negativamente tanto en forma individual como colectiva. (O)

publicidad