- Publicidad -
Inicio Opinión Editorial El Gobierno y las vacunas

El Gobierno y las vacunas

La parsimonia del Gobierno por decirle la verdad al país sobre una masiva importación de vacunas contra el Covid-19 raya en la indolencia.

Con un Ministro de Salud ya “entubado” a un juicio político y a la investigación fiscal por presunto tráfico de influencias, tan delicado asunto requiere que el gobernante dé certezas, no anuncios que no se cumplen; que exponga al país su plan, si es que lo tiene, para importar la mayor cantidad de vacunas de las diferentes farmacéuticas.

La enfermedad es un tema de salud pública. Así lo ha tomado el mundo entero. Por eso todos los países se movilizan en pos de la vacuna. Con este objetivo ponen a trabajar a sus misiones diplomáticas. Y los resultados están a la vista.

Ecuador, en cambio, vive su propia realidad. Un enrarecido ambiente electoral cuyo desenlace es impredecible; un Gobierno que se bate en retirada; la población que, pese a las restricciones, más piensa en divertirse en Carnaval que en cuidarse, abonan como para no se alcance a visualizar lo que sucede y sucederá.

Ahora se dice que el próximo 18 de febrero llegarán 16.300 dosis, cuando antes se informó que arribarán sobre las 70 mil en lotes semanales; y muchas más en marzo y en abril.

Y pensar que el propio gobernante, el único en el mundo que lo hizo, viajó con su cuestionado ministro a Estados Unidos para, personalmente, gestionar la compra de las vacunas. Los resultados aún los espera el país.

Entretanto, la Comisión de Transparencia nombrada por el Jefe de Estado anunció el fin de su tarea. Entre hoy y mañana 1.962 personas reciben la segunda dosis, cuya primera aplicación derivó en serios cuestionamientos y protestas.

La Comisión deja siete recomendaciones para que la lucha contra la pandemia tenga resultados positivos.

Entre ellas, que se incorpore al sector privado en el plan masivo de vacunación, incluyendo la importación; la creación del Registro Único de Vacunas, y el buen manejo de los próximos feriados.

Pero mientras el Gobierno siga comportándose amodorrado, la población no tendrá claro su destino respecto del Covid-19. Actúe Señor Presidente.

Salir de la versión móvil