- Publicidad -
Inicio Opinión Columnistas Socialismo siglo XXI

Socialismo siglo XXI

Luis Muñoz Muñoz

Es una verdad de Perogrullo: el debate sobre el Socialismo del siglo XXI, es cardinal en el país en esta época de cambios significativos. Reflexiones sobre el Socialismo del siglo XXI es un libro conformado por una docena de reflexiones sobre un tópico que convoca a los más encontrados puntos de vista y los más enconados asuntos ideológicos. Las ideas centrales de cada uno de los ensayos que integran este texto de 113 páginas, editado en Caracas en mayo 2006, ahonda sobre la asimetría del poder y el papel de los sexos. Para los miembros del Comité Central del Partido Comunista, los temas más clásicos del problema socialista son: la industrialización, la clase obrera, la guerra ideológica, el empleo, la experiencia de la revolución China, la educación, etc. La estrepitosa caída de la URSS que confiscó toda manifestación democrática, fue un golpe duro para un sistema que se había mantenido por muchos años. EL Socialismo es más que un anticapitalismo, una manera de vivir, de pensar, es una configuración subjetiva de las aspiraciones de los pueblos, no podemos olvidar que quien dijo ayer Socialismo, aludió personalismo, ideología oficial, totalitarismo. El Socialismo del siglo XXI necesita ser analizado desde la complejidad del problema,  porque el mismo- insiste- en un modo de vida, en que se conculcan las libertades universales del hombre, se atropellan los derechos humanos, se coarta la libre expresión y pensamiento, para imponer  una doctrina que conviene al Estado y Gobernantes “revolucionarios”, ajena a nuestro medio y a nuestras convicciones, estableciendo un nuevo orden social,  donde  el Gobierno lo decide todo, sin respetar la autonomía de poderes, ni la independencia judicial para tomarlo  como   instrumento   para reprimir  a los opositores del régimen , busca  como objetivo fundamental abolir la propiedad privada y estatizar las fábricas, las industrias, las empresas, la vivienda y racionar los alimentos, porque  todos deben trabajar para el Estado y  para sus gobernantes. El Socialismo del mañana debe  rescatar la óptica comunitaria, la ecología política, debe respetar la irrupción del género, del multiculturalismo, y la descentración del sujeto. Buscar una verdadera mundialización solidaria y el respeto a la vida cotidiana, pero los gobernantes como Chávez, Maduro, Correa, entre otros, han confundido Socialismo con estatismo y es allí donde usan los poderes del Estado en beneficio personal y de su grupo de “camaradas”, que ha abusado del poder para enriquecerse ilícitamente. (O)

Salir de la versión móvil