Virus del Papiloma Humano: riesgos, diagnóstico y prevención

Con motivo de aproximarse el Día de la Mujer, profesionales de la salud han emprendido una campaña para concienciar a la población acerca del conocimiento y prevención del Virus del Papiloma Humano (VPH), enfermedad que forma parte del grupo de las infecciones de transmisión sexual más comunes.

Existen aproximadamente 100 tipos diferentes de VHP que afectan a las mujeres y algunos de ellos son considerados de alto riesgo oncogénico, por lo que pueden causar lesiones y derivar en distintos tipos de cáncer, entre ellos, el cáncer de cuello uterino, que de acuerdo a las estadísticas, ocasiona la muerte de alrededor de 500 mujeres al año en Ecuador.

Según explica Rubén Bucheli, vocero de la campaña, el VPH puede causar problemas de salud como verrugas genitales y tumores, aunque existe una vacuna que puede evitar que estos problemas de salud ocurran.

El VPH se transmite a través de las relaciones sexuales orales, vaginales o anales, cuando uno de los individuos tiene el virus, incluso si la persona infectada no presenta signos o síntomas de la enfermedad.

Toda persona sexualmente activa puede contraer el VPH, incluso si tiene relaciones sexuales con una sola persona. También es posible que presente los síntomas años después de tener relaciones sexuales con una persona infectada”, afirma el galeno.

Existen otras formas de contagio del VPH, tales como el contacto con elementos contaminados en lugares públicos o compartir ropa íntima, toallas, baños, entre otros. Además, es posible el contagio entre la madre y su hijo durante el parto vaginal.

Las técnicas más utilizadas para dicho diagnóstico son: la PCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa) y Captura Híbrida, que realizadas junto con la Colposcopia y el Papanicolaou permiten un diagnóstico certero y específico para el Virus del Papiloma Humano en la mujer.

Se estima que aproximadamente el 80% de las mujeres sexualmente activas están en riesgo de contraer la infección por VPH durante el transcurso de sus vidas. Bucheli manifiesta que los virus VPH tipos 16, 18, 45, 31 y 33 son los responsables de aproximadamente el 83% de los casos de cáncer de cuello uterino en América Latina. Asimismo, la dolencia afecta a cerca de medio millón de mujeres en el mundo cada año y es el segundo cáncer más frecuente en mujeres menores de 45.

En el 2020, la Organización Mundial de la Salud lanzó una estrategia para acelerar la eliminación del cáncer cervicouterino. En la resolución, 194 países se comprometieron con dicha causa. Así, para el 2030 se prevé la vacunación del 90% de mujeres menores de 15 años contra el VPH. También, un 70% de las mujeres se realizarán exámenes diagnósticos antes de los 35 años y de nuevo a los 45. Asimismo, se dará tratamiento al 90% de las mujeres identificadas con enfermedad cervical.

¿Qué cánceres provoca y quiénes pueden infectarse?

Además del cáncer de cuello uterino, el VPH puede ocasionar otros cánceres como el de vulva, vagina o ano. También puede causar cáncer en la parte de atrás de la garganta, en la base de la lengua y en las amígdalas. Generalmente el cáncer puede tardar años en aparecer, incluso décadas después de que una persona haya contraído el VPH, asegura Bucheli.

Algunas cepas del virus, las consideradas como menos peligrosas, ocasionan síntomas como verrugas genitales que se pueden ver o sentir al tacto en o alrededor de los genitales, tanto en hombres como mujeres. Algunos cánceres asociados al VPH, como el de boca y garganta, no suelen dar ningún síntoma en su fase temprana.

La infección por VPH es mucho más frecuente en: mujeres con bajas defensas; pacientes que reciben quimioterapia; personas con VIH o SIDA no tratadas; personas desnutridas o mal alimentadas; fumadores; mujeres no controladas por el ginecólogo; personas con múltiples parejas sexuales; mujeres con antecedentes de otras enfermedades de transmisión sexual como Herpes, Sífilis, entre otros.

¿Cómo se manifiesta y cómo prevenir el VPH?

Bucheli señala que la mayoría de las personas con el VPH no saben que están infectadas y nunca presentan síntomas o problemas de salud por el virus. Algunas personas descubren que tienen el VPH cuando presentan verrugas genitales. Las mujeres pueden enterarse de que tienen el VPH cuando obtienen un resultado anormal de la prueba de Papanicolao y es posible que otras solo lo averigüen una vez que presentan problemas más graves como cánceres.

Existen pruebas del VPH que se pueden usar para detectar el cáncer de cuello uterino. Estas pruebas se recomiendan solo para la detección en mujeres de 30 años o más. No se recomiendan para la detección en hombres, adolescentes o mujeres menores de 30 años.

El profesional afirma además que no hay ningún tratamiento que pueda deshacerse del VPH como tal, pero sí se pueden tratar sus efectos. En tal virtud, la vacuna contra el VPH es eficaz y segura, indica Bucheli.

Puede proteger a las mujeres contra las enfermedades causadas por el VPH (incluso el cáncer) cuando se administra a las edades recomendadas desde niños de 11 a 12 años de edad reciban dos dosis de la vacuna contra el VPH para proteger contra los cánceres causados por este virus”, sostiene Bucheli.

También es recomendable hacerse una prueba de detección del cáncer de cuello uterino. Las pruebas de rutina en las mujeres de 21 a 65 años pueden prevenir este cáncer.

Además, el uso del condón en las relaciones sexuales reduce las probabilidades de contraer el VPH. Bucheli recomienda también que se mantengan relaciones sexuales monógamas. (I)

publicidad