Pobreza y desempleo en Ecuador se incrementan y preocupan

En Cuenca se calcula que al menos 20.000 puestos de trabajo se perdieron con motivo de la pandemia y la crisis económica. Xavier Caivinagua/El Mercurio
Publicidad

Entre diciembre del 2019 y diciembre del 2020, la pobreza pasó del 25 % al 32,4% y la pobreza extrema subió de 8,9 % al 14,9 %, en contraparte, el empleo pleno cayó del 38,8 % al 30,8 % en el mismo período.

Dentro del parámetro de pobreza están quienes ganan menos de 84,05 dólares al mes y en el segundo grupo quienes perciben menos de 47,37 dólares al mes.

Cuenca no es externa a este fenómeno, según datos de las Cámaras de la Producción, en la ciudad se han perdido unos 20.000 empleos desde el inicio de la pandemia, lo que según el economista Rodrigo Mendieta, docente e investigador de la Universidad de Cuenca, repercute directamente en el incremento de la pobreza.

Las estadísticas presentadas por el INEC no detallan los índices de pobreza y desempleo por cantones, esto debido a cambios en la metodología para la aplicación de encuestas, algo que según Mendieta es un factor a tener en cuenta.

“Tener cambios en la metodología nos deja dudas sobre si estas cifras son las reales o pueden ser peores, pero de momento se enmarcan en lo que desde la academia se había pronosticado”, señala.

publicidad

Según el INEC, a nivel nacional, el desempleo alcanza el 5 %, pero la economista Ximena Flores sostiene que hay que ver las cifras de manera integral. “El hecho de que solo el 30,8 % de la población tenga empleo pleno, es decir un sueldo fijo y seguridad social, nos demuestra que el mercado laboral está en crisis”, sostiene.

El INEC detalla que el 22,7 % de la población vive en el subempleo, el 28,4% tiene empleo no pleno, es decir que no recibe un salario completo, y un 12,2 % tienen empleos no remunerados.

Ambos economistas coinciden en que el discurso político, de cara a la segunda vuelta electoral, debe enfocarse en estos fenómenos.

Mendieta considera que se requiere de un bono de contingencia que no salga del Banco Central y vaya atado a una política de empleo, y a la vez una reforma laboral que permita generar riqueza. “Lasso y Arauz tienen dos patas de una misma mesa, quien logre que las dos propuestas encajen tendrá un panorama claro para superar esta crisis” comentó. (I)