Ecuador espera recibir más de 422 millones adicionales por venta de petróleo

El Gobierno de Ecuador espera recibir este primer trimestre del año más de 422 millones de dólares adicionales por la venta de petróleo, gracias a la recuperación de los precios del crudo en los mercados internacionales, informó este miércoles la empresa pública Petroecuador.

La petrolera remarcó que el ingreso adicional provendrá de la exportación de crudo tipo «Napo» y «Oriente», que extrae de los campos de producción en la Amazonía del país, y que forma parte de «los 1.612 millones de dólares que llegarán a las arcas fiscales del Estado por la comercialización de petróleo hasta marzo de 2021».

El incremento en los ingresos obedece a la subida en el precio del valor marcador para el petróleo ecuatoriano, el West Texas Intermediate (WTI), que fluctuó entre los 48 y los 63 dólares por barril, cifra superior a los 37 dólares previstos para la financiación del presupuesto fiscal de este año.

El gerente de Petroecuador, Gonzalo Maldonado, indicó que «en el primer trimestre, con el saldo exportable y el monto real facturado de 28,73 millones de barriles de crudo, el país tendrá ingresos totales por 1.612 millones de dólares».

Ese monto, dijo, incluye ganancias adicionales, mejoras en el precio de referencia, como el que se consiguió con un contrato durante el periodo con la compañía Shell, para la venta «spot» (corto plazo) de 1,44 millones de barriles de crudo «Oriente».

publicidad

El presupuesto estatal preveía ingresos por 1.190 millones de dólares con un precio del barril en 37 dólares y la venta de 32 millones de barriles, según el comunicado.

El petróleo es el principal producto de exportación de Ecuador y una de las principales fuentes de financiación del presupuesto fiscal, con una producción de 530.000 barriles diarios de crudo, un 70 por ciento de los cuales pertenecen al Estado.

El año pasado las finanzas ecuatorianas se vieron30 contra las cuerdas debido, entre otras, a la abrupta caída de los precios del crudo con el inicio de la pandemia del coronavirus, y también a una rotura en abril de los oleoductos que conducen el petróleo desde la Amazonía hasta los puertos en el Pacífico, lo que redujo considerablemente sus ingresos. EFE