Estos son los puntos más destacados de la reforma a la Ley de Educación Intercultural

Captura de pantalla de la sesión en la que la Asamblea Nacional aprobó las reformas a la Ley de Educación.
Publicidad

Tras nueve años de las últimas reformas y dos años de trabajar en el actual proyecto, el pleno de la Asamblea Nacional aprobó ayer los cambios a la Ley Orgánica de Educación Intercultural. Se logró 126 votos afirmativos y 8 abstenciones.

En el documento se resalta la creación de una nueva escala de remuneración de los docentes, la reducción de los años de servicio necesarios para la jubilación, la recategorización directa, la eliminación del examen Ser Bachiller y el retorno de las instituciones militares y policiales a sus dueños originales.

Además, se plantea la reapertura de las 6.200 escuelas comunitarias que fueron cerradas para dar paso a la creación de las Escuelas del Milenio, que tras el estudio realizado para creación de esta norma se determinó que provocaron la deserción de los alumnos que no contaban con los recursos para la movilización es estos centros educativos.

Jimmy Candell, asambleísta ponente de la norma, señaló que la reforma busca entregar al pueblo ecuatoriano una ley incluyente, apegada a la realidad nacional y a las necesidades y costumbres de los pueblos, pero también reconocer el trabajo de los docentes, que durante la pandemia de la covid-19 se ha duplicado.

Nuevo escalafón docente

publicidad

Se establece como base salarial de los docentes del magisterio una remuneración no menor a los 2.5 salarios básicos (USD 1.000), esta nueva escala, que constará de 10 categorías, deberá ser aprobada y comenzar a pagarse 90 días después de publicada la ley.

Isabel Vargas, presidenta de la Unión Nacional de Educadores (UNE), resaltó que en la norma se establecen procesos de categorización, recategorización y sectorización automática (que busque la cercanía con su familia), por lo que ya no será necesario que el Ministerio de Educación convoque a estos procesos, sino que se realizará inmediatamente después de que el docente cumpla con los requisitos.

Los maestros también contarán con un sistema de jubilación especial, mediante el cual podrán acceder a este beneficio tras 300 aportaciones al Instituto de Seguridad Social (IESS), es decir 25 años, sin importar su edad. Aunque para acceder a la pensión jubilar serán necesarias 370 aportaciones, es decir 30 años.

Bachillerato y Ser Bachiller

El Bachillerato General Unificado se elimina y en su lugar los estudiantes cursarán un tronco común de asignaturas, pero podrán optar por las opciones de Ciencias, Técnico y Artes, Cultura y Patrimonio.

Además, se elimina la prueba Ser Bachiller, según lo establece la décima séptima disposición general de la ley, los procesos de evaluación de estudiantes del Bachillerato en ningún caso podrán ser consideradas como mecanismos de admisión al Sistema de Educación Superior, las universidades, institutos y escuelas politécnicas deberán crear sus propios mecanismos de ingreso.

Retorno a militares y policías  

En el plazo de 180 días, contados a partir de la entrada en vigencia de esta reforma, el Ministerio de Defensa y los entes rectores de cada institución educativa, junto con el Ministerio de Educación, elaborarán un plan de traspaso de las 26 instituciones educativas fiscales que fueron antes regentadas por las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional y que volverán a administrarlas.

Estas instituciones contarán con un presupuesto otorgado por el Estado, pero también podrán cobrar pensiones y matrículas para solventar sus gastos.

Oswaldo Jarrín, ministro de Defensa, durante su intervención en el Pleno de la Asamblea, señaló que esta reforma se aplicará desde el próximo período lectivo y afirmó que el objetivo es que los uniformados puedan “formar a las juventudes con los valores sociales y programas educacionales que correspondan”. (I).