Las pruebas PCR están al alcance de pocos

Las pruebas PCR son las más confiables para diagnosticar la presencia del coronavirus. Archivo EFE
Publicidad

Tras haber tenido contacto con un paciente positivo para COVID-19, Patricio M. solicitó una cita en el IESS y fue derivado a un prestador externo, allí le detectaron síntomas leves como fatiga y dolor de cabeza por lo que fue remitido al hospital José Carrasco Arteaga, pero al no presentar un cuadro grave lo enviaron al centro materno infantil. En ninguno de estos sitios se le aplicó una prueba PCR.

El caso de Patricio no es el único, personal médico del hospital Vicente Corral Moscoso y del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social indicó que las pruebas PCR solo se aplican a pacientes con síntomas como baja saturación de oxígeno, o a quienes son hospitalizados para confirmar su contagio.

En Cuenca no está autorizada una vocería del Ministerio de Salud Pública por lo que todo pedido de información se remite a Quito, desde donde no hay respuesta para temas locales.

Patricio indica que “a pesar de estar afiliado y al día” tuvo que gastar en una prueba PCR en un laboratorio privado, acudir a un consultorio particular para recibir tratamiento y comprar su propia medicina ya que dio positivo. Aunque afortunadamente no presentó complicaciones, afirma que gastó cerca de 400 dólares durante su aislamiento.

Ecuador es uno de los países que menos pruebas PCR ha aplicado a su población según datos de la universidad Johns Hopkins.

publicidad

Chile, por ejemplo, con una población similar a la de Ecuador aplicó 10 millones de pruebas diagnósticas mientras que nuestro país, según el reporte diario del MSP, ha llegado a 1.048.000 pruebas PCR tomadas desde el inicio de la pandemia.

La epidemióloga Andrea Gómez Ayora indica que el hecho de que se indique a los pacientes que acudan a un centro privado genera desigualdad en el acceso a la salud de quienes no tienen recursos para pagar una PCR.

Añade que la falta de pruebas diagnósticas provoca que las autoridades no tengan un escenario real de la expansión del virus en el país, lo que a su vez es una de las causas por las que no se toman acciones adecuadas para prevenir el virus.

Al momento en Cuenca los casos de COVID alcanzan los 14.139 pacientes según las pruebas PCR aplicadas, pero podrían ser más.

En los hospitales la realidad se hace más visible ya que los casos críticos suman 54 hospitalizados, una cifra que va en aumento y que mantiene ocupado el 90 % de la capacidad instalada en las UCI de la ciudad. (I)