Policía dice que cumplió con su deber tras informe sobre protestas en Ecuador

Imagen de archivo de las protestas de octubre del 2019. EFE

La comandante general de la Policía Nacional de Ecuador, Tannya Varela, rechazó este lunes un reciente informe de la Defensoría del Pueblo que apunta que las autoridades cometieron delitos de lesa humanidad en las protestas sociales de octubre de 2019, y aseguró que la institución «cumplió con su deber».

Al frente del Consejo Ampliado de Generales de la Policía, la flamante jefa de la Policía ecuatoriana expresó su «rechazo ante el informe de la comisión creada por la Defensoría del pueblo».

«La Policía cumplió con su deber en el marco de la ley, enfrentó vandalismo, saqueos, secuestros, incendios, ataques concertados, destrucción de instituciones públicas, acecho a las ciudades, bloqueo de vías, violencia organizada», remarcó Varela.

Y precisó que fueron once días de «inusitada violencia sobre la que el país puede dar testimonio», y que existen evidencias y registros suficientes, «para demostrar cómo un grupo social mantuvo al país bloqueado y sometido a una violencia concertada», especialmente en Quito.

La responsable recalcó que la labor de la Policía «fue profesional, leal y constitucional» con el objetivo de mantener el orden público, velar por la seguridad de la población y sus recursos.

publicidad

Encabezadas por el movimiento indígena y con la presencia activa de militantes afines al expresidente Rafael Correa (2007-2017), las protestas se originaron tras un decreto que eliminaba los subsidios a los combustibles.

Las manifestaciones y disturbios concluyeron con la derogación de dicha medida, adoptada tras un acuerdo crediticio con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Según la Defensoría, durante las protestas se denunciaron por parte de manifestantes lesiones oculares graves, violaciones al derecho a la libertad personal, ejecuciones extrajudiciales, atentados contra el derecho a la vida y violencia sexual.

Por su parte, Varela señaló que «muchos de nuestros compañeros fueron secuestrados, agredidos, heridos, insultados, quemados: basta con recordar las imágenes de un policía en llamas en el centro de Quito, o los testimonios de nuestras compañeras que soportaron el manoseo de sus cuerpos y otros vejámenes de índole sexual».

Por último, calificó de «sesgado» el informe de la Defensoría, «cuyas fuentes son las mismas que tuvieron una cobertura parcializada sobre la violencia de octubre en favor de quienes lideraron el pretendido paro nacional» y dijo que la Policía se somete «a la ley y a la justicia».

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, tildó la semana pasada de «burla» ese informe que le atribuye supuestos delitos de lesa humanidad y manifestó su preocupación porque haya salido a la luz en plena campaña electoral de la segunda ronda presidencial prevista el 11 de abril.

«Lamentamos que ese informe sea una manipulación electoral de algo que debió haber sido una búsqueda equilibrada de esclarecer lo que sucedió», dijo el mandatario.

También el ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, reaccionó a la publicación del documento, que tachó de «infame» y que desdibuja la imagen de una muy respetable institución como es la Defensoría del Pueblo». EFE