- Publicidad -

Desplome

Aurelio Maldonado Aguilar

Una enorme retroexcavadora mostró su labor demoledora. Cada zarpazo de sus grandes uñas tiraba al suelo pesadas vigas de concreto y en medio de polvo, se convertía en polvo mismo la madriguera del corrupto alianza país. No es premonición, sino una certeza que revive en esperanza, que junto con su enorme sede, testigo de cientos de mítines, algarabía, orquestas, aplausos y cantantes, mantenidas gracias a la más pavorosa corrupción, también se desploma entero su infecto accionar político basado en prepotencia y trafasías inimaginables a todo nivel, como peste tan gris como la que sufrimos con la pandemia, sin pasar un día sin enterarnos de un nuevo escándalo, pues incluso hoy salta otro del Contralor Celi y su supuesta organización delictiva, acusados por valerosa fiscal a la que tenemos que admirar, respetar y respaldar. Lo mejor sería no hablar nunca más del capo Correa y su mafia, pero eso no significa que la justicia olvide cumplir su deber, sin persecuciones ni impunidad, pues estos facinerosos socialistas del siglo 21 nos robaron la opción de salir del tercer mundo y sus hurtos los pagarán incluso nuestros hijos y nietos. Lennín se va y tenemos que reconocerle virtudes importantes. Fue puesto por la banda correísta gracias al apagón, pero fue mejor, pues otro no podía hacer lo que él consiguió, pues nos devolvió muchas libertades que no teníamos, pues la prensa fue perseguida por manos de sus obsecuentes. Este mismo diario enfrentó decena de juicios espurios que nos instaló por una coma o por una opinión, al igual que persiguió partidos políticos, indigenado, universidades, profesionales etc, ¿a quienes no? pues sus sabatinas no fueron más que vanidad, autocracia, cinismo y pestilente lengua. Lennín se encontró con una organización delictiva y narcocriminal y un atolladero descomunal de robos y mentiras; un país sobre endeudado, cosa que le obligó a volver espaldas a sus antiguos compinches. No hizo obras importantes, pero no obstruyó procesos y colocó al corrupto Glass frente a la justicia ordinaria, igual que a decenas de ratas encarceladas y prófugas; reformó constitución eliminando la reelección indefinida, reformo la CPC logrando desatar en mucho la justicia y jueces consiguieron al fin, juzgar muchos desafueros finamente ocultos. Nos deja un país en precaria paz; logró desarmar el asqueroso andamiaje correista que junto con su caleta se desploma para bien del pueblo. Con todo esto fue un buen presidente, pero deberá rendir algunas cuentas que se le imputan también.(O)

Salir de la versión móvil