Glosas desvanecidas

Eliécer Cárdenas E.

                         

                                             

_ ¡Qué fantástico! En la Contraloría General del Estado, “han sabido ser” unos excelentes magos, ilusionistas, mentalistas, llenos de poderes paranormales, ya que glosa importante y jugosa que se presentaba, de inmediato era desvanecida, es decir desaparecía de la faz de la tierra.

_ Puro ilusionismo, ni el famoso mago Houdini, ni Tony Kamo, llegaron al extremo de, en un escenario, en este caso público, desaparecer cantidades de glosas, es decir aquellos documentos que señalan responsabilidades civiles, administrativas y sobre todo penales por presuntos malos manejos de recursos públicos.

_ Pero no solo eso, en la Contraloría, al parecer funcionaba toda una escuela de magos, iniciada por el ex Contralor ilusionista Carlos Pólit, y seguida por el también ex Contralor Pablito Celi, supuestamente, ya que todavía no se halla sentenciado y hay que presumir su inocencia como practicante de este caso especial de magia, ya que nos queda el beneficio de la duda, mientras los jueces respectivos, algunos de los cuales también suelen ser magos, puesto que desaparecen culpabilidades, no den la última palabra.

publicidad

_ El Ecuador es un país donde la magia de toda clase y especie se halla a la orden del día. Fíjense si no lo que sucede en las cárceles, donde la Policía a cada rato confisca armas de todo calibre, dinamita y hasta granadas, y a los pocos días vuelven a aparecer las armas. Digan si no es magia, y de la buena, ya que nadie acierta a entender cómo volvieron a entrar las armas en recintos, que se supone están supervigilados con cámaras de seguridad, aunque estas también por arte de magia, suelen quedar inservibles.

_ Ahora, esperemos otros actos de magia en la próxima Asamblea Nacional, donde es posible que se vean escenas de transformismo político impresionantes, como por ejemplo que una camiseta color naranja se vuelva arcoíris, o una blanca se convierta en azul y blanca.

_ En este país mágico, no hay por donde aburrirse. Ojalá, sin embargo, en la campaña de vacunación no desaparezcan las dosis de manera misteriosa para reaparecer mediante pases de billeteo maravilloso en otros sitios y en otros pacientes, porque eso sí sería…Magia Negra. (O)