Nuevos retos ambientales

Andrés Martínez Moscoso @andresmartmos

La valoración de un gobierno puede ser abordada desde diferentes aristas, no obstante, el inicio de gestión es determinante a la hora de verificar cuál será la agenda del gobernante, sus prioridades, así como sus propuestas legislativas.

Un parámetro común, es la evaluación de los primeros 100 días de gobierno, tradición estadounidense que viene desde la presidencia de Franklin Roosevelt (1933), y que a la fecha se sigue aplicando, muestra de ello fue el informe que rindió el presidente Joe Biden, en el cual destacó su agenda en materia de medio ambiente y lucha contra el cambio climático.

En este sentido, el presidente estadounidense no solo que se comprometió a reducir las emisiones de carbono en un 50 % para 2030, sino que además una de las principales medidas que tuvo al inicio de su mandato fue retornar como Estado parte al Acuerdo de Paris, que su antecesor, Donald Trump optó por abandonarlo.

Si bien los compromisos son a nivel local, su agenda ha tenido hasta el momento una repercusión global, muestra de ello fue el cambio de actitud del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, quien prometió neutralidad de carbono hasta 2050, así como inversión para la protección ambiental, todo esto, durante la Cumbre Mundial del Clima, organizada por Estados Unidos.

publicidad

Sin embargo, el cambio climático es solo uno de los retos que el mundo afronta en materia ambiental, muestra de ello, son los nuevos desafíos derivados de la pandemia a consecuencia del Covid-19. Durante los confinamientos decretados alrededor del mundo durante 2020 y 2021, muchos han mostrado su algarabía respecto de algunos cambios positivos en materia ambiental, por ejemplo, la disminución de emisiones en las grandes ciudades, o el retorno de la fauna a consecuencia de la no presencia de humanos en refugios naturales o áreas de conservación.

Sin embargo, ya que los Estados han puesto su énfasis en el combate contra la pandemia, se han descuidado aspectos como la caza furtiva, que ha experimentado un aumento, así como la deforestación y la explotación ilegal de recursos.

No obstante, uno de los mayores retos vinculados con la pandemia, se debe a nuestro cambio de comportamiento en el uso de productos, de manera especial plásticos de un solo uso, así como desechos hospitalarios o insumos de protección personal (mascarillas, guantes, etc.).

Es importante comprender que no todas las ciudades se encuentran preparadas para dar respuestas efectivas y sostenibles a esta nueva “avalancha” de residuos y desechos, por ello, es importante diseñar respuestas a corto y mediano plazo, pues de su correcta gestión, tratamiento, y disposición final, depende la salud de muchos actores (recicladores, personal de limpieza, gestores de residuos, entre otros). (O)