Gratitud

Andrés F. Ugalde Vázquez. @andresugaldev

La gratitud debe ser, sin duda alguna, uno de nuestros principales valores como sociedad. Y más aún en días como estos, donde un grupo de héroes se juegan la vida, cada día, plantándole cara a la pandemia, este nuevo y desconocido azote que cada día nos arrebata amigos, seres queridos y nos mantiene pendientes de las siniestras curvas de contagio.

Sin embargo, esta semana hemos presenciado, con una mezcla de humillación e indignación, como son justamente aquellos que más han dado, los que se han excluido de las prioridades del gobierno. En efecto, más de doscientos profesionales de la salud, solamente en Cuenca, han sido excluidos de las misteriosas listas de nombramientos del Ministerio de Salud. Han sido violentados en uno de los más fundamentales derechos que asiste a cualquier trabajador, como es la estabilidad laboral.

Y claro, no hay que ser muy listo para imaginar la presión y el estrés al que cada uno de estos médicos se ve sometido cada día, tratando de sostener con uñas y dientes un sistema de salud colapsado, con recursos insuficientes y siempre al borde del colapso. Médicos, enfermeras, auxiliares y laboratoristas cumpliendo demoledores turnos de veinticuatro horas seguidas con la capacidad de los hospitales saturada y número creciente de pacientes. ¿Tiene sentido agregar a esta carga la preocupación de no saber si el día de mañana tendrán un salario con el que sostener a sus familias? ¿Podemos agregar al sacrificio inmenso por lo demás la inseguridad de no saber hasta cuando se sostendrá el empleo? ¿Acaso tiene esto un asomo de sentido común?

Drama humano, dicho, además, que se lleva a plena luz del día y en clara violación a la Ley de Apoyo Humanitario que cada vez más se convierte en letra muerta. Y no, a ellos el menos no podemos fallarles. Aún en medio de la desastrosa gestión de este gobierno que alcanza su ocaso con todos los números en rojo, hay cosas en las que la dignidad humana y el más elemental sentido de gratitud deben prevalecer. Esta es una de ellas…

publicidad