- Publicidad -
Inicio Opinión Editorial Futuro del IESS

Futuro del IESS

Según algunos voceros gubernamentales, el panorama del Instituto Ecuatoriano de Seguridad social IESS, se presenta sombrío en un futuro inmediato, puesto que el desfinanciamiento del organismo crearía para el próximo año 2022, dificultades para la cobertura del pago de pensiones y más prestaciones a jubilados y pensionistas, así como a los afiliados activos.

La crisis del IESS, viene arrastrándose desde hace varios años, debido a un manejo errático y politizado de los recursos de esta Institución que, vale recordar no es de los gobiernos de turno, sino de los afiliados. Un golpe severo a las finanzas del Instituto, se produjo cuando, durante el gobierno de Rafael Correa, se negó la deuda multimillonaria que el Estado mantenía con el IESS, bajo el pretexto de que se cubriría las necesidades de la Institución cuando las circunstancias así lo exijan. Esto no ha sucedido, y más bien el Estado adeuda montos cuantiosos al IESS.

Otro factor que agudizó la crisis financiera del Instituto Ecuatoriano de Seguridad social, fue la denominada “ampliación de la cobertura” del organismo, más allá de sus afiliados aportantes, con lo cual se colapsó el conjunto de prestaciones médicas, cuando paralelamente a esta decisión se debió financiar debidamente este incremento en la atención médica, pero más bien se ha tomado los fondos de pensiones de los jubilados para cubrir la atención médica, hasta un punto que ha dejado en mínima solvencia al organismo.

Los sectores de jubilados y pensionistas temen que, dada la situación de crisis del IESS, se ensaye su desmantelamiento paulatino a través de los seguros privados, que, en vista de experiencias negativas como la de Chile, las aseguradoras privadas no siempre cumplen con sus compromisos a los clientes, dándose inclusive casos de timo que, dejaron en la miseria a miles de jubilados chilenos. Este ejemplo negativo no debería seguirse en nuestro país, sino buscar alternativas a la actual crisis del IESS, como la venta de sus activos improductivos, y el pago de la deuda estatal.

Salir de la versión móvil