- Publicidad -
Inicio Deportes «Dome» Azuero: Tuvimos que buscar hasta el origen de la vaca faenada...

«Dome» Azuero: Tuvimos que buscar hasta el origen de la vaca faenada para probar mi inocencia

La deportista cuencana pasó por angustiantes momentos para probar su inocencia de un presunto doping por boldenona. Hoy en día se prepara para Tokio 2020 +1, pasando a la historia como la primera bicicrosista ecuatoriana que actuará en una cita olímpica.

Doménica Azuero demuestra una gran personalidad con su cabello color fucsia, cualidad que la ha servido para superar diferentes obstáculos. Xavier Caivinagua

Tras someterse el año pasado a una prueba doping, Doménica Azuero dio positivo en boldenona, sustancia utilizada en varios países ganaderos para hacer crecer más rápido a las reses, pero también suele usarse para incrementar masa muscular entre deportistas.

La cuencana finalmente demostró que consumió “carne contaminada” en el proceso de investigación, quedando absuelta de cualquier sospecha.

Para probar su inocencia ante la Unión Ciclista Internacional (UCI) contó con el asesoramiento de abogados colombianos.

Una vez superado este contratiempo, Azuero se prepara para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 +1, pasando a la historia como la primera bicicrosista ecuatoriana en correr en una cita olímpica. “Dome” conversó con Diario El Mercurio sobre su situación actual y sus proyecciones. A continuación, sus impresiones:

¿Cuál es su sentir tras probarse su inocencia con respecto a la investigación que se le hizo por un supuesto caso de doping?

Me siento demasiado feliz al conocer que por fin se hizo justicia con mi caso y más aún por demostrar mi inocencia.

Quiero agradecer a todas las personas que siempre me apoyaron en este proceso largo. Mi familia, amigos y entrenadores nunca dudaron de mí.

Lo que más anhelaba era salir pronto de todo esto para enfocarme al 100% en los Juegos Olímpicos.

¿Cómo será de aquí en adelante su preparación para Juegos Olímpicos?

Mi preparación siempre estuvo enfocada para los Juegos Olímpicos. Actualmente me parece que se van a realizar unos campamentos en Estados Unidos, pero todavía no sabemos qué decisión tomaremos junto a mi cuerpo técnico.

Thomas Allier y Felipe Vidal (son sus estrategas de nacionalidad francesa y chilena, con quienes entrena desde 2013 y 2018, respectivamente) actualmente dirigen mis planificaciones. Hoy (lunes) justamente mantendremos una reunión para empezar a trazar la planificación de aquí en adelante.

¿Ya se encuentra clasificada a Juegos Olímpicos o debe esperar la confirmación de la Federación Ecuatoriana de Ciclismo?

Mi presencia en Juegos Olímpicos de Tokio está confirmada. En el BMX se puede clasificar por país, equipo, individualmente o a través del Mundial, que este año no se realizará.

Como país no logramos clasificar, así que gracias a las carreras que participé y gané en 2019 y 2020 clasifiqué individualmente. Por fortuna en 2021 no se dieron muchas competiciones; como siempre digo: todo pasa por algo y para algo.

¿Cuánto le motiva el hecho de pasar a la historia como la primera bicicrosista ecuatoriana que estará presente en una cita olímpica?

Realmente siempre soñé con defender los colores de mi país en unos Juegos Olímpicos. Sin embargo, eso es solamente una parte de mi meta, pues mi objetivo principal es ir en busca de esa tan anhelada medalla olímpica.

¿Cómo vivió este tiempo, imagino que fueron días muy difíciles?

Fueron días de mucha angustia para mi familia y para mí personalmente. No sabíamos que decisión iba a tomar la UCI…Fue muy difícil conseguir algunos documentos para demostrar que yo me contaminé por medio de carne de res, pero gracias a Dios tuve el apoyo necesario de autoridades e instituciones.

Me costó bastante el primer mes, pasaba solo llorando, pero tomé la decisión de continuar mis entrenamientos para estar lista porque estaba segura que en cualquier momento me iban a decir que quedaba sobreseída de la suspensión preventiva. Así que nunca dejé de entrenar.

¿Qué documentos presentó su defensa?

Fueron muchos documentos, con decir que tuvimos que buscar hasta el origen de la vaca, de dónde salió la res faenada para probar mi inocencia. Pensábamos que iba a ser imposible, pero lo logramos gracias al apoyo que tuvimos de diferentes personas.

¿Cree que se perdió tiempo valioso, considerando que en estos meses tenía la prohibición de participar en eventos oficiales?

Tenía prohibido competir en eventos oficiales hasta que este caso se esclarezca. En marzo de 2020 me hicieron la prueba doping, fui notificada el 17 de septiembre del mismo año, y el miércoles anterior recibí la buena nueva de la UCI.

Fueron prácticamente ocho meses desde que me notificaron. Ya llevo ocho meses consumiendo solamente mariscos (sonríe). A parte, mi familia se solidarizó conmigo y dejó de comer cinco meses carne, quedamos todos prácticamente traumados (sonríe)…Ellos me están apoyando porque saben que me gustaba mucho la carne roja…Ahora amo los mariscos y ya no se me antoja un filete.

Sin embargo, nunca dejé de montar la bici; es más mis compañeros Josué Álvarez y Carla Carrera, estuvieron entrenando conmigo durante este tiempo. Nunca estuve sola.

¿Qué papel jugó el asesoramiento jurídico que tuvo por parte del abogado colombiano Andrés Charria en representación del consultorio Doce Derecho Deportivo, especialista en estos casos?

Los abogados colombianos me dieron todo su apoyo desde el primer día, en ningún momento dudaron de mi inocencia. Me explicaron cómo iban a llevar el caso y finalmente todo salió como estaba previsto.

Ellos son expertos en estos casos; en Colombia hay muchos casos de contaminación de carne. Sabían precisamente cómo manejarse.

¿Cuánto le costó su defensa y quién asumió este valor?

Cubrimos estos rubros por nuestra cuenta propia, gracias a mis padres. Todo el proceso, que incluyó la apertura de pruebas, paquetes de envíos, abogados, etc, costó aproximadamente 20.000 dólares.

Realmente fue duro conseguir esta cantidad sobre todo en la situación que estamos atravesando por la pandemia, pero dando gracias a Dios tuve el apoyo de mi familia.

¿Qué lección le deja todo lo vivido?

Me deja importantes lecciones. Primero cuidar más mi cuerpo, saber qué estoy consumiendo y cómo estoy consumiendo.

Creo que fue un año duro, pero no me arrepiento de nada, pues aproveché este tiempo para volver a ser hija, estudiante, ya que quizás estaba alejada de mi familia porque el BMX me consumía mucho tiempo…Ahora tengo que regresar a ser deportista y enfocarme de lleno en los Juegos Olímpicos.

Lo que más deseo en estos momentos es que ningún deportista pase todo lo que tuve que pasar. Por favor, tengan cuidado con lo que comen.

¿Sintió que algunas personas le dieron la espalda durante este tiempo?

Sí. Este tiempo me sirvió para valorar más a las personas que confían en mí. Aprendí quién sí y quién no; a reconocer a la gente que es leal y honesta conmigo.

Sin embargo, no guardo rencor ni resentimiento con nadie, creo que no estamos para eso, si uno se pone en ese plano más pierde energía, y ahora lo que más se necesita es estar rodeada de gente positiva.

Usted señala que este tiempo le sirvió para continuar sus estudios, ¿Fue difícil retomarlos?

En el 2015 me gradué en la Unidad Educativa Santana, al que hasta ahora considero el mejor colegio de la ciudad, después de ganar el campeonato mundial.

De ahí estuve estudiando algunos certificados, que en realidad eran muy cortos. Por tal razón tomé la decisión de aprovechar el tiempo y estudiar en línea Administración Financiera en el Instituto Superior San Isidro.

Actualmente voy en el segundo ciclo. Me han dado un apoyo total, me abrieron las puertas de par en par, a pesar de la situación en la que me encontraba. Agradezco a los profes que me tienen paciencia; soy medio inquieta (sonríe), por lo que es un poco difícil permanecer sentada tanto tiempo frente a una computadora.

¿Cómo se encuentra actualmente el apoyo de la empresa pública y privada?

La empresa pública siempre me apoyó con el incentivo mensual que entregan a los deportistas de alto rendimiento.

En cuanto a la empresa privada el apoyo se complicó con la situación que atravesé, pero las cosas ahora cambiaron, así que vamos a ver qué sucede.

El color de su cabello es llamativo. ¿Quizás se lo pinta por moda o alguna cábala?

(Sonríe) No me pinté por moda o alguna cábala. Desde pequeña siempre me gustó pintarme el cabello.

Así que después de insistirle mucho a mis papis logré pintarme el cabello de fucsia, y realmente me gusta cuando me miro al espejo. Lo importante es que uno se sienta bien y esté segura de sí misma.

¿Cuáles fueron sus inicios en el BMX?

Actualmente tengo 25 años. Inicié a los siete por curiosidad. Me gustó mucho ir a la pista de olitas (zona rítmica). Recuerdo que cuando empecé a entrenar bicicross, experimenté una fuerte caída en la última vuelta, pero siempre quise seguir, creo que me motivó mucho competir con hombres porque en ese entonces no había mujeres bicicrosistas.

Lamentablemente muchos aún piensan que el BMX es exclusivo para hombres, pero es un estereotipo que se romperá próximamente. (D)

Salir de la versión móvil