El riesgo del país del encuentro

Bladimir Proaño

intext

En las últimas semanas, hemos leído y escuchado que el riesgo de Ecuador está en un nivel aceptable para retornar a los mercados financieros, particularmente al mercado de capitales. Con el país del encuentro del nuevo gobierno y su ofrecimiento, hay quienes afirman que el riesgo país se reducirá aún más. Ampliar la base de contribuyentes, es decir que más ecuatorianos que pueden pagar, paguen los impuestos actualmente existentes, porque considera un objetivo de justicia y equidad, de hacer que los ecuatorianos paguen en proporción a lo que ganan (los que más tienen que paguen más), porque hay muchos que teniendo no pagan, constituiría el evento de momento para creer en el país del encuentro.

Pero con una evasión del 7,7 % del Producto Interno Bruto (PIB) según la CEPAL, entendiendo como evasión cuando un contribuyente oculta u omite ingresos y bienes a la administración tributaria, siendo el incumplimiento tributario más común el impuesto a la renta de empresas, el reporte de la CEPAL señala que esta evasión represente el 4,4 %, del PIB y el de las personas naturales llega al 1,1 % del PIB en el país. Si Lasso quiere que el riesgo del país del encuentro baje debe cobrar estos USD 7.000 millones y con ello resuelve el 80 % de la necesidad de financiamiento del Ecuador.  

A partir de definir el riesgo país como una potencial pérdida a la que se expone un inversionista individual o institucional por la probabilidad de ocurrencia de eventos relacionados con la soberanía y la situación económica del país. El cálculo de este índice para muchas economías del mundo lo viene calculando el Banco de Inversión JP Morgan; por lo que nuestro interés en este espacio es comentar que el riesgo país puede reducirse si el nuevo gobierno puede responder mejor con mayor capacidad de recaudación y un mejor sistema de protección social. Estamos ante una posibilidad única de vincular las reformas fiscales y el sector público redoble su labor de educación política, consiguiendo en el país del encuentro que logre cobrarse será grandioso. (O)

publicidad