- Publicidad -
Inicio Principal Sin consensos para presidir la nueva Asamblea Nacional

Sin consensos para presidir la nueva Asamblea Nacional

Pese a que tres asambleístas fueron nominados, ninguno logró los 70 votos anhelados para ser elegido presidente de la Asamblea Nacional.

Tras dos recesos, el uno supuestamente para fumigar el Palacio Legislativo, y el otro abiertamente aceptado para negociar las candidaturas, Pierina Correa (UNES), quien presidió la primera sesión del pleno, tomó la decisión de suspender la reunión y convocarla para hoy.

“Se me han acercado representantes de las diferentes bancadas a solicitar que considere la suspensión de esta sesión. Si bien hay un consenso en este tema, no existe un consenso en cuanto a la duración de ese receso, por cuanto, y por respeto al Ecuador, que pide soluciones, que pide decisiones, suspendo en este momento la sesión y la retomamos mañana sábado (hoy) a partir de las 3 de la tarde”, dijo Correa, quien presidió la reunión por ser la asamleísta más votada de las últimas elecciones.

Al inicio de la jornada, a las 10h00, el acuerdo supuestamente estaba sellado. Henry Kronfle, del Par tido Social Cristiano (PSC), confirmó el jueves que su organización política, junto con UNES (correístas) y el movimiento oficialista CREO, lo elegirían presidente de la Asamblea Nacional para los próximos dos años.
Pero ayer el ambiente entre los socialcristianos, ya en el Palacio Legislativo, no era de tranquilidad y mucho menos de triunfo. Las conversaciones continuaban y el propio Kronfle buscaba acercamientos con César Rohón, quien se desafilió del PSC después de que se confirmó la alianza con los correístas.

El acuerdo existente no duró ni un día, pues cuando Esteban Torres (PSC) nominó a Henry Kronfle, éste solo logró 68 votos positivos a su favor, provenientes de los 49 de UNES y de los 19 del socialcristianismo, pero necesitaba 70 para ganar. Los 12 asambleístas de CREO se abstuvieron.

Divorcio PSC – CREO
La decisión de los legisladores de CREO también les costó el fin de otra alianza que llevaba más tiempo, la que oficializaron con el PSC para el apoyo al binomio de Guiller mo Lasso y Alfredo Borrero, al inicio de la campaña electoral, en octubre del 2020.

A través de un comunicado, el PSC defendió su decisión de aliarse a UNES. “En el Ecuador del encuentro (citando a Lasso) no pueden quedar fuera el 47,5% de los ecuatorianos que votaron por UNES, ni sus 49 legisladores”, se afirmó.

Además, la organización política señaló que fue el propio Guillermo Lasso quien promovió el acuerdo entre CREO, UNES, PSC e independientes, al haber fracasado en sus acercamientos con Pachakutik y tras aceptar que la ideología del movimiento indígena no le permitiría llevar adelante su plan de Gobierno.

“CREO y Guillermo Lasso seleccionaron a Henry Kronfle como candidato a la presidencia de la Asamblea, por escrito. Y también a Paola Cabezas (UNES) a la primera vicepresidencia y a Virgilio Saquicela, independiente, como segundo vicepresidente. Hoy han demostrado que su palabra y su firma no valen para nada. Con quien así procede, no podemos continuar aliados”. De esta forma se anunció el fin de la alianza.

No a la impunidad la asambleísta Nathalie Armas explicó la decisión de CREO, pues los oficialistas no estaban de acuerdo con la Comisión de la Verdad exigida por UNES para negociar; con dicha comisión se buscaría revertir las sentencias que pesan contra varias exautoridades del Gobierno correísta, incluido el expresidente Correa y su exvicepresidente Jorge Glas.

“En las elecciones del 11 de abril los ecuatorianos hablaron claro y fuerte. Buscan dejar atrás esos 14 años que tanto daño le hicieron al país. Hoy votamos según nuestros principios como proyecto político, pero en especial para que nuestras decisiones sean a favor de los ecuatorianos (…) cumpliremos con nuestro rol principal: fiscalizar los actos de corrupción”, dijo Armas.

Intentos fallidos
Pese a no alcanzar los 70 votos, Henry Kronfle fue quien más cerca estuvo de alcanzar la presidencia de la Asamblea, pues los demás nominados llegaron a un máximo de 42 votos.

Tras un receso para fumigar las instalaciones legislativas, que debía durar 30 minutos y se extendió por tres horas, se nominó a dos personas más para presidir la Asamblea.
El primero fue Salvador Quishpe (Pachakutik), quien obtuvo apenas 44 votos positivos y 93 abstenciones; luego le tocó el turno a Rina Campaín, de CREO, a quien le fue peor, ya que apenas consiguió 24 votos positivos, 92 negativos y 21 abstenciones. Solo su organización política y algunos independientes le dieron el voto.

Después de que ningún legislador logró la presidencia de la Asamblea, la directora de la sesión, Pierina Correa (UNES), dio un nuevo receso de tres horas, aunque el asambleísta Ricardo Vanegas (Pachakutik) pidió retornar el lunes, pues aseguró que los legisladores de provincia estaban “cansados y con hambre”, pedido que fue rechazado.

El posible presidente
Durante toda la jornada, sonó para presidir el Legislativo el nombre del cuencano Marcelo Cabrera, quien llegó a la Asamblea por los movimientos provinciales Igualdad y Participa, pero se ha mostrado cercano a CREO. A su ingreso al Parlamento, no negó la posibilidad de ser elegido.

“Ayer (jueves) tuvieron la gentileza de mocionar mi nombre. He sido prefecto y alcalde por dos ocasiones; si se da la oportunidad de servir al país, lo haremos con ética, con transparencia, dedicados a lo que exclusivamente es nuestra función”, dijo Cabrera camino al pleno.

Según fuentes legislativas, el nombre de Cabrera dejó de sonar tras el primer receso, pero fue retomado con fuerza una vez que los otros asambleístas propuestos fueron rechazados en el pleno de la Asamblea. Hasta el cierre de esta edición continuaban las negociaciones.

Salir de la versión móvil