Azuay es la tercera potencia nacional en atletismo U20

Entre cinco a seis atletas cuencanos están con opciones de integrar la tricolor para el Sudamericano

Lucas Jiménez fue el deportista más destacado del Azuay.

Después de Guayas y Pichincha, Azuay se mantiene como la tercera potencia del atletismo ecuatoriano pese a las condiciones en las que se desarrolla la disciplina en la provincia: entrenamientos sin pista sintética y entrenadores sin sueldo desde enero.

Para el Campeonato Sudamericano U20 que está programado para el 12 y 13 de junio en Lima, Perú, el equipo azuayo proyecta tener de cinco a seis atletas en la Selección Nacional después de los resultados obtenidos en el Nacional de Quito.

Según los Criterios de Selección de la Federación Ecuatoriana de Atletismo, siempre que cumpla con la marca establecida, calificarán los deportistas que se ubiquen en los dos primeros lugares, en las distintas pruebas.

Posibles calificados

El profesor Juan Pablo Molina indica que los cuencanos con mayores opciones de vestir la Tricolor son: Wendy Criollo, Daniela Vélez, Adriana Lazo, Lucas Jiménez, Juan Diego Crespo y Matías Vásquez. Este último tiene la posibilidad de engrosar el equipo de postas.

En el Nacional de Quito, Jiménez fue el azuayo más destacado al ganar oro en 1.500 y bronce en 5.000 metros; Crespo fue segundo en Decatlón; Criollo, segunda en 800 y 1.500 metros; Adriana Lazo, segunda en Heptatlón; y Vélez, segunda en 400 metros. Azuay sumó un segundo lugar en el relevo 4×100 con Santiago Llerena, Miguel Orellana, Matías Vásquez y José Arizaga.

También alcanzaron podio, con presea de bronce: Ariel Guzmán, en salto alto; José Fajardo, en 10.000 metros; María Eugenia Once, en 3.000 llanos y 3.000 con obstáculos; Joseline Vidal, en 800 metros; Sara Encalada, en 10.000 metros marcha; Natalia Arias, en 5.000 metros; y el relevo 4×400 integrado por Vidal, Vélez, Criollo y Katherine Guanuche.

Necesidades

Molina reconoce que las marcas no son las óptimas, aunque van evolucionando. Una de las mayores dificultades que deben superar es la falta de una pista apta para el desarrollo de pruebas rápidas y saltos. La de Miraflores no está lista desde hace casi un año cuando se retiró el sintético.

“Nos ha tocado buscar otros medios para facilitar los entrenamientos de los chicos”, dice Molina tras señalar que para evitar el impacto fuerte que les produce el asfalto, tuvieron que entrenar a orilla de los ríos, en la pista de tierra del estadio municipal cuencano y algunos días en la recién inaugurada pista sintética de Azogues.

“Los retos que se nos presenta en el día a día nos permite ir innovando, buscar soluciones, ir viendo los medios posibles para ir resolviendo las capacidades de los chicos”, recalca, pero advierte que las marcas que se obtienen distan de las que se pueden conseguir en escenarios apropiados. (BST)-(D)