- Publicidad -
Inicio Deportes Iván Hurtado espera que la Copa América 2021 sea un trampolín para...

Iván Hurtado espera que la Copa América 2021 sea un trampolín para el nuevo Ecuador

Iván Hurtado, exseleccionado de la Tricolor. Archivo Cortesía

El exmundialista Iván Hurtado espera que la Copa América que comienza este 13 de junio en Brasil le sirva de trampolín a la nueva selección ecuatoriana, que trata de abrirse paso con la conducción del entrenador argentino Gustavo Alfaro después de varios años de crisis de resultados.

Hurtado, que disputó siete ediciones de la Copa América entre 1993 y 2007, así como los mundiales de 2002 y 2006, le dijo a Efe que la nueva cara que muestra hasta hoy la Tri alienta la esperanza de que haga un buen torneo a partir de sus compromisos en el Grupo A contra Brasil, Colombia, Perú y Venezuela.

El considerado mejor defensa central que ha tenido la selección ecuatoriana definió al más antiguo torneo de selecciones, con 105 años de historia, como el «más lindo y representativo» del continente.

Con una experiencia de 168 partidos con la selección, ‘Bam Bam’ Hurtado afirmó que la Copa América ha sido «esquiva» para Ecuador pese a que cada edición los convocados han entregado lo mejor.

La mejor clasificación de Ecuador fue un cuarto puesto en 1993, cuando la Tri fue anfitriona de la cita. Y otro cuarto puesto en 1957 cuando se llamaba Campeonato Sudamericano, denominación que mantuvo entre 1916 y 1967.

Para el excapitán del equipo absoluto y exjugador de la Real Sociedad española y los mexicanos Tigres y Celaya, Ecuador cuenta ahora con un equipo que alienta la ilusión.

«Nos ha puesto a soñar», dijo al recordar las tres victorias sobre Bolivia, Uruguay y Colombia en las eliminatorias, una seguidilla que el jueves pasado interrumpió Brasil con un triunfo por 2-0.

Entre eliminatorias mundialistas y Copa América, Hurtado, de 46 años, ve diferencias claras, pese a que ambas competiciones involucran a los mismos diez países.

Desde la experiencia del exfutbolista nacido en Esmeraldas, en las eliminatorias el seleccionador y los jugadores pueden trabajar y planificar. En la Copa América todo pasa muy rápido. Se llega a jugar cada dos días, lo que no deja margen para el error.

«Siempre traté de dar lo mejor, de cumplir al máximo con mi selección. Es un torneo continental muy lindo e importante por donde lo miremos. Cuando tuve la oportunidad me entregué por completo, me divertí, disfruté, pero siempre con responsabilidad», afirmó.

«En Copa América todos los partidos son de vida o muerte, cada jugador entrega lo mejor, hasta la piel por su país y, normalmente, en todos los países en América hay muy buenos jugadores», elogió el exjugador de los clubes colombianos Atlético Nacional y Millonarios.

Su confianza en el rol de Alfaro y los jugadores es amplia.

«Esperamos que a nuestra selección le vaya bien, que el técnico presente al mejor equipo, a los mejores jugadores, y nos representen dignamente», expresó ‘Bam Bam’.

Si algo pudiera decir a los actuales jugadores de la Tri, no lo duda: que disfruten mucho, busquen llegar los más lejos posible, y no dejen de soñar.

Él no dejó de soñar y en pos de ese objetivo vivió con sus compañeros un gran ambiente, aún cuando los resultados deportivos no se daban.

«Había muy buen ambiente, siempre con salsa, con ritmo tropical y alegre. ¡Hasta nos movíamos! Pero sabíamos que no podíamos bailar porque estábamos en otra función: jugar al fútbol y tratar de hacerlo bien porque estábamos representando al país», recordó.

Si bailó con mesura, cantar fue menos, a lo sumo tararear en la ducha, pues entendió que sus aptitudes estaban en otro lado.

«Dios no me dio el don de cantar, sino el don del fútbol», dijo.

De vuelta a los recuerdos que le dejaron las canchas, admitió que «no todo fue fácil».

«Fue un camino largo, duro, complicado, lleno de piedras y espinas», apostilló el hombre que hizo parte de la selección que disputó el primer Mundial de la historia del fútbol ecuatoriano, el de Corea del Sur y Japón en 2002.

«Gracias a Dios pudimos también sobreponernos a las dificultades y conseguir la gloria, trascender, cambiar la historia de nuestro país, poner los colores de nuestra bandera al más alto nivel. Lindos recuerdos y una grata experiencia que nunca la voy a olvidar», puntualizó. EFE

Salir de la versión móvil