Servicios de salud pública

Luis Ochoa Maldonado

Publicidad

Si hay gestión reglamentada es la del Ministerio de Salud Pública, todos los años se planifica de acuerdo al rol de cada entidad y producción de años anteriores de: hospital básico, de especialidades, centros y subcentros de salud en donde incluyen a detalle las funciones de cada uno en la red de servicios y son discutidos por equipos multidisciplinarios, o al menos lo eran, para ejemplificar la adquisición de medicación vital, que no puede faltar, con presupuestos correspondientes para las necesidades identificadas de personal, insumos, equipos y mantenimiento con antelación suficiente, entre los seis meses anteriores al próximo ejercicio fiscal.

El problema es la asignación de presupuestos, o el desconocimiento de los ejecutores de sus atribuciones, en las cuotas vergonzosas y en los chanchullos para el cumplimiento de programación, se hacen recortes o se presenta una pandemia como la del COVID, que obliga a una reprogramación, que trastoca la gestión en el año especifico como el 2020, debiendo anteponer recursos para no sufrir desfases en el periodo fiscal del año 2021. Por eso llama la atención los adjetivos de las nuevas autoridades para describir la debacle encontrada en los nosocomios, de ciudades más pobladas. Que suponemos del resto de los servicios en otras localidades y peor en zonas rurales.

La situación es preocupante, por lo mismo las soluciones son continúas y tienen que ser estructuradas, con una visión a largo plazo del modelo de gestión que el país necesita, establecidos en los acuerdos internacionales de instaurar la atención primaria de salud, que igual en los documentos está diseñada, en el MODELO DE ATENCIÓN INTEGRAL DE SALUD, que, a no dudarlo, en los 14 años anteriores fue difuminada por la politización de la administración de salud, llegando a cerrar espacios como el del Instituto Izquieta Perez, que producía vacunas para infantes y ahora las unidades están desprovistas cosa no vista al menos 50 años atrás. La labor es titánica para las nuevas autoridades, cualquier maquillaje solo terminará con otra decepción al pueblo desprovisto de cuidado. (O)

publicidad