- Publicidad -
Inicio Opinión Columnistas Día de los páramos

Día de los páramos

Carlos Castro Riera

La Asamblea Nacional declaró el 23 de junio como el Día Nacional de los Páramos del Ecuador por su importancia ecológica, económica, social y cultural, a lo que debería añadirse su rol en el mantenimiento de la vida en general y la supervivencia de los pueblos no solo de la sierra sino de todo el territorio nacional.

En efecto, los páramos proveen servicios ecosistémicos relacionados con la producción y reproducción del agua y su ciclo natural, retención y reserva de agua, control de inundaciones, mantenimiento de flora y fauna endémica, regulan el clima y son sumideros de carbono que contribuyen a reducir el calentamiento global, a la vez que sustentan a las comunidades de altura y sirven para el turismo y la recreación. No está por demás señalar la presencia de los páramos en la historia y la cultura nacional, su vinculación con el sistema de haciendas y comunas indígenas, caminos, tambos y observatorios de pueblos aborígenes, cimientos constitutivos del Ecuador andino.

Los páramos forman parte de los ecosistemas frágiles junto con los humedales, bosques nublados, bosques tropicales secos y húmedos,  manglares, ecosistemas marinos y marino costeros; su conservación, protección y restauración es de interés púbico, así lo reconoce la Constitución, el Código del Ambiente y la Ley de Tierras Rurales  que a su vez prohíben su afectación, tala y cambio de uso del suelo, sin embargo de lo cual, la voracidad de las transnacionales mineras y la actitud venal de algunas autoridades, ponen en grave riesgo de destrucción a los páramos por la pretensión de instalar explotaciones mineras, así como también por la ampliación de la frontera agrícola, introducción de plantas exóticas, incendios y en general actividades antrópicas agresivas con la naturaleza.

En el caso de Cuenca todo el territorio del cantón depende de ciertas áreas de incidencia estratégica para su desarrollo, que incluyen a los páramos como uno de sus componentes principales, donde viven comunidades campesinas marginadas que luchan por su supervivencia y pueden contribuir a mantener este patrimonio natural a condición de establecer políticas públicas para su inclusión social y sustentación. A defender los páramos que son las fábricas de agua y fuentes de vida para Cuenca. (O)

Salir de la versión móvil