Cuba: ¿socialismo o estatismo?

Análisis político Marco Salamea Córdova

Publicidad

A propósito de las protestas antigubernamentales realizadas hace algunos días en Cuba, un país calificado oficialmente como “socialista”, resulta oportuno precisar conceptualmente lo que significa el socialismo y ver si realmente esto se ha dado en Cuba.

El socialismo, tal como lo pregonaron sus fundadores Marx y Engels, debía implicar la propiedad social (no estatal) de los medios de producción en lo económico y la ampliación de la democracia en lo político; cuestión esta última que suponía el control de la sociedad sobre el Estado y no de este último sobre la primera. Además el socialismo era concebido como una sociedad transitoria; pues, cuando las condiciones económicas permitieran dar “a cada uno según su necesidad”, el socialismo sería sustituido por el comunismo, una sociedad en la se extinguiría el Estado y la sociedad se autoregularía.

En la realidad, por lo tanto, no ha habido sociedades socialistas en el mundo, sino sociedades estatistas o de “capitalismo de Estado”. Y ya, desde hace algunas décadas, países como Rusia y China han ido pasando hacia un capitalismo privado o de mercado; mientras que Cuba ha continuado como un país predominantemente estatista.

De esta forma, en Cuba no habría la crisis de un modelo socialista sino de un modelo estatista en lo económico y totalitario en lo político; una crisis a la que contribuiría el bloqueo económico al que ha sido sometida por 60 años por parte de los Estados Unidos; pero que, en todo caso, no impidió importantes logros en atención de salud y educación para toda su población.

En el escenario futuro, lo más probable es que Cuba se encamine hacia una economía de capitalismo mixto, con la coexistencia de propiedad estatal y privada, propiedad esta última que ha estado presente desde hace rato con la inversión de capital extranjero en las áreas de hotelería y turismo; aunque en lo político los cambios tendrían que esperar. Una situación que podría ir acompañada de un esfuerzo por mantener, las conquistas sociales esenciales en materia de educación y salud.

publicidad

Empero, el desmontaje paulatino del capitalismo de Estado en Cuba no significaría per se dar la razón al capitalismo de mercado; pues este tipo de capitalismo también ha padecido de crisis constantes en el mundo. (O)