- Publicidad -
Inicio Opinión Editorial Reclamos por soluciones

Reclamos por soluciones

Durante los últimos días, diversos sectores sociales han presentado una serie de reivindicaciones y reclamos, incluso alguna con una medida de hecho, como es el caso de las asociaciones de agricultores y montubios del Litoral, quienes exigen un mejor precio de sustentación del arroz, uno de los productos básicos del consumo alimenticio ecuatoriano. Los protagonistas de este reclamo cerraron algunas vías, en respuesta a las palabras del Presidente de la República, quien los invitó al diálogo, pero les advirtió con acciones legales en el caso de haber medidas de hecho.

También los maestros han reclamado el cumplimiento de una disposición legal que los beneficia con un incremento salarial, el cual hasta el momento no ha podido efectivizarse debido a la falta de presupuesto. De otra parte, trabajadores y más servidores de la Salud Pública han protagonizado marchas de reclamo, en procura de mejoras en si situación laboral y salarial, al igual que miembros de la clase del volante y pescadores artesanales, entre otros gremios, que exigen congelar los precios de los hidrocarburos, y efectivizar la anunciada focalización de los subsidios a los combustibles, que hasta el momento es objeto de análisis mediante mesas de trabajo.

Como puede advertirse, las demandas y reclamos se multiplican en tanto demoran las soluciones, entendiendo que son asuntos complejos, como la focalización de los combustibles o el congelamiento en los precios de los mismos, al igual que alzas salariales pendientes, cuando no existen los recursos necesarios para el efecto. Sin embargo, algún tipo de soluciones resultan urgentes, si no se quiere que estas reclamaciones se conviertan, de manera inevitable y a pesar de las advertencias gubernamentales, en movilizaciones y medidas de hecho que alterarían la paz social tan necesaria en estos inicios del período administrativo, más aún cuando el país vive nuevas emergencias por las variantes del Coronavirus. Es necesario por lo tanto que, en aras de la tranquilidad pública, se eviten posibles brotes de descontento.

Salir de la versión móvil