Cambio climático

Eduardo Sánchez Sánchez

Publicidad

Jorge Riechmann, Filósofo y Ecologista, Profesor de Filosofía moral en la Universidad Autónoma de Madrid, citó: “El síntoma y la enfermedad es el capitalismo”, asunto convertido en un modelo de vida que conduce a la humanidad hacia el despeñadero. Somos la primera y última generación en entender al “cambio climático”, podemos cambiar el curso, pero la presión de las superpotencias imposibilita todo, la humanidad cambió el poder económico con el futuro de la vida en la Tierra. Se trata de la amenaza más urgente y no existe mecanismo de posponerla, son los efectos de los contaminadores industriales hacia el resto de la humanidad, de la vida, del disfrute biológico. Hagamos conciencia por los hijos de nuestros hijos y por aquellas personas cuyas voces han sido ahogadas por las políticas de avaricia. Nuestra generación está en tiempo y tiene la obligación de cambiar este modelo industrial y de producción,  cegado por el dinero y el poder,  destructor de la Naturaleza regida por leyes que conservan la vida y el nicho biótico  común.

Qué bien, algunos niños optan por el vegetarianismo y tienen sentimientos de respeto por los animales, lo cual, implica reducción del efecto invernadero y del exterminismo que tipifica a las sociedades humanas consumistas y voraces en un sistema que no puede ir más, o nos salvamos o nos extinguimos.  Son los ciclos pluviométricos alterados, lo sucedido en Alemania y Bélgica hace pocos días, países ricos y poderosos que fueron victimados por una catástrofe sin precedentes con daños críticos y pérdida de vidas humanas.  Basta de depredación de recursos naturales como bosques, agua, suelo, aire, mares y su ictiología. El mundo tiene que ser respetado con políticas de  reforestación y disminución consciente de consumismo grotesco.  (O)

publicidad