Violentos robos perpetrados con puñal y arma de fuego en Cuenca

Policía señala: al encontrar a una persona portando cuchillo solo se procede al decomiso; falta ordenanza para sanción.

Varias personas resultaron heridas por asaltos perpetrados con arma blanca, en diferentes sectores de Cuenca. Uno de los casos es investigado como intento de homicidio.
Publicidad

Consecutivos asaltos a mano armada han sido perpetrados en los últimos días en Cuenca. Los hechos han causado conmoción, pues los delincuentes atacaron a las víctimas no con el fin de amedrentar, sino con la intensión de matar. Hubo varios heridos, algunos de gravedad. Los delincuentes utilizaron arma de fuego y puñal.

Un joven recibió un disparo y las otras víctimas padecieron múltiples puñaladas. Los afectados tuvieron que ser trasladados de urgencia a casas de salud para evitar que pierdan la vida. Una de las víctimas fue disparada, en Quinta Chica; otro joven fue apuñalado por múltiples ocasiones, cuando estaba en la avenida Fray Vicente Solano; mientras en la calle El Salado un ciclista fue atacado con un puñal (una cámara captó el delito); otras tres personas, que intentaron defender a la víctima de un asalto, fueron apuñaladas por un individuo que portaba un arma blanca, cerca del redondel de Miraflores. Por este último caso, la Fiscalía del Azuay inició un proceso contra un detenido y lo acusó por tentativa de homicidio. El caso está en proceso de investigación.

Ricardo González, jefe subrogante de la Subzona de Policía del Azuay, señala que todas las agresiones se desencadenaron porque las personas se resistieron al robo; así la agresión puede llegar a causar la muerte.

El jefe policial sostiene que los delitos son por oportunidad. “El delincuente ve la oportunidad en una persona descuidada y aprovecha la ocasión”.

González pide a la ciudadanía que sea consciente de las situaciones de riesgo; porque se han dado casos en los semáforos, donde conductores tienen los vidrios abajo y la persona que se acerca a limpiar el parabrisas o pedir limosna aprovecha la ocasión para arranchar o robar.

publicidad

Sostiene que los ciudadanos deben tener cuidado en sus actividades diarias y no exponerse más de lo necesario.

Mientras tanto, Luis Aguilar, quien fue afectado por el robo de su taxi, ocurrido el pasado 11 de agosto, hizo un llamado a los ciudadanos a ser solidarios con las víctimas de delitos y en la medida de lo posible a prestar la ayuda y auxilio.

También refirió que tres compañeros taxistas, hace una semana, fueron asaltados por personas que se hicieron pasar por pasajeros pero que luego los sometieron utilizando armas de fuego.

Ordenanza

Ante los robos con arma blanca, la Policía Nacional señala que en coordinación con la Gobernación del Azuay se busca presentar un proyecto para la implementación de una ordenanza que regule el traslado o porte de armas blancas en espacios públicos del cantón Cuenca. Muchas personas andan con arma blanca por las calles, pero falta una normativa clara para el procedimiento y sanción.

“Al encontrar a alguien en poder de un arma blanca lo único que se hace es el decomiso, pero nada más, porque no está cometiendo ningún delito”, dice el jefe policial (e) del Azuay. 

Muerte por robo en la impunidad

Los hechos de violencia por robo no son recientes. Uno de los casos que permanece en la impunidad es el asesinato de Juan Fernando Bermeo, de 27 años. Han transcurrido ocho meses y no han sido detenidos los autores.

Juan Bermeo falleció al recibir una puñalada en el corazón. El hecho de violencia sucedió el domingo 6 de diciembre de 2020, alrededor de las 04:30. Los familiares de la víctima manejan la hipótesis que asaltantes mataron al joven durante un robo.

Se conoció que Bermeo acostumbraba hacer deporte en horas de la madrugada, actividad a la que salió cuando sucedió el crimen.

Los allegados han realizado marchas y plantones con el fin de pedir justicia, pero no han obtenido respuestas. En los reclamos, por más de una ocasión, han pedido a las autoridades reforzar la seguridad para que nuevos crímenes no afecten a otras familias y más niños no queden en la orfandad por causa de la delincuencia. -(I)