El comercio espera un repunte con el regreso progresivo a clases presenciales

Zapaterías y papelerías esperan que sus negocios se reactiven con el regreso a clases. Xavier Caivinagua/El Mercurio

Tras el anuncio del Ministerio de Educación del inminente regreso a clases presenciales de varias instituciones en la Sierra y Amazonía, los negocios, cuyos ingresos dependen de los materiales que se requieran para el ámbito educativo, están a la expectativa de mejorar su realidad que fue duramente golpeada con la pandemia.

Zapaterías, papelerías, bazares y locales de tecnología y de textiles son algunos de los espacios que aguardan el inicio del año lectivo 2021-2022.

En el caso de Cuenca, hay cientos de estos negocios que esperan que mejore en algo su economía. Cuando se declaró el confinamiento y las clases presenciales se suspendieron hubo preocupación que se acrecentó una vez que el Ministerio de Educación decidió que el año escolar 2020-2021 continuará de manera virtual.

En muchos casos, los administradores de negocios, que habían tenido la esperanza de que la realidad cambie, adquirieron mercadería que no lograron vender hace un año.“Habíamos comprado materiales porque pensamos que de alguna manera iba a reactivarse la economía educativa, pero fue una equivocación porque no se vendió casi nada”, recuerda Pedro Álvarez, quien tiene una papelería en Totoracocha.

Sin embargo, con el año lectivo que se avecina, y con las distintas directrices emitidas por el Ministerio de Educación, hay un poco de confianza, principalmente en el sector de la papelería, ya que, si bien se pueden usar los mismos materiales de los ciclos anteriores, se recomendó adquirir una lista de útiles escolares básica.

Por ejemplo, para los niveles Inicial, preparatoria y básica, el Ministerio de Educación armó una lista que consta, entre otras cosas, de un cuaderno cosido, lápiz, borrador y una caja de temperas. El precio estimado de esta lista es de 11,30 dólares.

Mientras que, para los niveles de básica media, básica superior y bachillerato, se solicitó una lista compuesta por dos cuadernos universitarios, esferos, lápiz, un juego geométrico, entre otros materiales. El precio estimado de esa lista es de 10,90 dólares. “Estamos esperando una reactivación de la educación para ver si mejoramos nuestra economía porque estamos muy decaídos.

Tenemos acumulada la mercadería. Nuestro anhelo es que mejore todo esto”, opinó Ernesto Olvera, quien, por lo pronto, no ha visto todavía cambios en la economía.


Servicios

Otro de los sectores que esperan un cambio en sus ingresos son las zapaterías y bazares. Por lo menos en los alrededores del mercado 9 de Octubre, en donde hay una docena de negocios que venden calzado, ya se han preparado los exhibidores en los que reposan los zapatos de vestir y los zapatos para educación física. De a poco, las familias ingresan a preguntar los precios, y en algunos casos, ya adquieren los zapatos.

No obstante, al igual que en las papelerías, todavía no se ve una reactivación total. Para los administradores, la próxima semana será clave porque el miércoles inician tanto las clases presenciales, semipresenciales y virtuales.

Por otro lado, el sector del transporte escolar también aguarda su reactivación debido a que, de acuerdo al Plan Institucional de Continuidad Educativa (PICE), ya se podrá hacer uso de ese servicio siempre y cuando haya una coordinación entre las instituciones educativas y las personas que lo ofrezcan. (AWM)-(I)