La verdad de cuatro mitos sobre la vacunación contra la covid-19

Un joven recibe la vacuna contra la covid-19 en Cuenca. Xavier Caivinagua/El Mercurio
Publicidad

A través de una campaña que realizan distintos médicos del país se pretende desmitificar temas relacionados con la COVID-19.
José Vergara, médico y jefe de la unidad de cuidados intensivos del hospital general Guasmo Sur, instó a que más personas se vacunen.


“Hoy en día se han vacunado más de 2.000 millones de personas en el mundo y no hay un solo muerto ligado a la vacuna y hay uno que otro informe de efectos colaterales, entonces es incomprensible como algunas personas quieren estar en el grupo de mayor mortalidad, aduciendo ciertas cosas”, dijo.


Asimismo, sostiene que en la sociedad existen muchos temores fundados en rumores. Por tal razón desmintió ciertos mitos que la de cierta manera frenan el proceso de inmunización.


1.- Alimentación: No hay estudios que respalden que algún alimento en especial influya de manera positiva o negativa en la salud de las personas que se vacunen contra la Covid-19. Independientemente del proceso de vacunación se recomienda a la comunidad mantener siempre una dieta equilibrada.


2.- Relaciones sexuales: No hay inconvenientes con esta actividad, siempre que no se presenten síntomas que puedan afectar a la salud del paciente: fiebre, decaimiento, dolor articular o que alteren el apetito sexual posterior a la vacunación.

publicidad

3.- Consumo de alcohol: El consumo mínimo y moderado de alcohol no afecta la efectividad de las vacunas en la respuesta inmune que genere el organismo tras la aplicación. Se recomienda no beber alcohol 24 horas antes y 72 después de aplicarse las dosis de vacunas contra el covid-19, ya que está comprobado que el exceso de alcohol disminuye la actividad inmunológica.


4.- Ejercicio: Se puede realizar actividad física normal, siempre y cuando la persona vacunada no presente síntomas que puedan generar molestias.


El galeno finalmente instó a mantener las medidas de bioseguridad. “No hay que desesperarse porque el COVID-19 es una enfermedad que vino para quedarse entre nosotros”. (I)