Wendy Criollo es uno de los talentos del medio fondo azuayo

Wendy Criollo entrena en la pista Jefferson Pérez, en Miraflores. Xavier Caivinagua/El Mercurio
Publicidad

“Estamos animados y entrenando fuerte porque sabemos que hay una gran posibilidad de representar al Ecuador en el Sudamericano que se dará en Guayaquil a mediados de octubre, no perdemos la esperanza”, dice Wendy Criollo, talento juvenil del medio fondo azuayo.

En agosto cumplió 18 años compitiendo 1.500 metros en dos certámenes absolutos. El 17 de abril fue segunda en el Nacional de Guayaquil con 4m45s y el 29 de mayo fue undécima en el Sudamericano de Guayaquil con 4m44s, su mejor marca personal.

Ahora se entrena fuerte para llegar al Sudamericano U23. “He estado perfeccionando mi técnica, el hecho de corregir la postura del pie, el braceo, cada pequeño detalle ayuda a correr más rápido y de mejor manera”.

Para Criollo el 1.500 es la prueba estrella del medio fondo y requiere un buen balance entre resistencia y velocidad. “Es una prueba de estrategia, de no despegarse del pelotón, estar ahí luchando hasta el final porque cualquier cosa puede pasar en los últimos metros… Lo que me falta es la resistencia a la velocidad, eso es lo que hemos venido trabajando con mi entrenador durante todo este tiempo”.

Wendy lleva ocho años en el atletismo. Recién dejó de correr 800 metros para ingresar a los 3.000 y 5.000. El cambio obedece a dos razones: primero, Cuenca no tiene una pista sintética para entrenar con clavos; y segundo, “tenemos más oportunidades en las pruebas de fondo”.

publicidad

A la par de los entrenamientos está a la espera de los resultados de las pruebas que dio en la Universidad Estatal para estudiar Arquitectura. “Sin el apoyo de la familia no estuviera donde estoy”, asegura y añade que estará en el deporte “hasta que Dios me lo permita”. (BST)-(D)