- Publicidad -
Inicio Cuenca Eliécer Cárdenas deja un legado en la literatura ecuatoriana y en el...

Eliécer Cárdenas deja un legado en la literatura ecuatoriana y en el periodismo cuencano

Eliécer Cárdenas falleció este 26 de septiembre. Archivo

El fallecimiento de Eliécer Cárdenas puso a sus lectores a recordar la historia del mítico Naún Briones, el bandolero que lo inspiró para escribir su novela cumbre Polvo y Ceniza. O a pensar en la gracia con la que narraba la vida política local y nacional en sus columnas de los periódicos locales.

Cárdenas, fallecido la mañana de este domingo 26 de septiembre del 2021, deja en sus letras un legado para todo el Ecuador. Fue «uno de los grandes nombres de la literatura ecuatoriana contemporánea y el mayor de los narradores que haya dado la provincia del Cañar», publicó el escritor Jorge Dávila Vázquez.

Porque Cárdenas, aunque sea recordado como cuencano, es cañarense. Nació en la parroquia Honorato Vázquez el 10 de diciembre de 1950. Su familia se mudó a Cuenca años después. En esta ciudad desarrolló su talento como escritor y se convirtió también en periodista.

Pero sus letras trascendieron cuando a los 29 años publicó Polvo y ceniza, considerada una de las mejores novelas de la literatura ecuatoriana de la segunda mitad del siglo XX.

Pero hay mucho más allá de la historia de Naún Briones. Diario de un idólatra y El Pinar de Segismundo, por ejemplo, son dos joyas de su autoría. Con la primera fue finalista del Premio Rómulo Gallegos.

También está la obra de teatro Morir en Vilcabamba (1993), con la que ganó el premio Aurelio Espinosa Pólit.

Letras afinadas en el periodismo

Cárdenas también se vinculó al periodismo. Trabajó en diario El Tiempo, en donde fue Jefe de Redacción y publicó crónicas, artículos y editoriales.

En los últimos años estuvo vinculado a El Mercurio como articulista y editorialista. También fue presidente de la Unión de Periodistas del Azuay.

Cárdenas fue uno de los escritores más agudos de la ciudad. Siempre encontraba la forma sarcástica o irónica para cuestionar el acontecer político.

En este medio, Cárdenas tenía un espacio de opinión que se publicaba los martes. La última columna que salió se titulaba Walter Benjamín, pero como siempre se caracterizó por su puntualidad, dejó lista la que debe salir este martes 28 de septiembre, una aguda mirada a los gastos de la Asamblea Nacional.

Tras su fallecimiento, diferentes instituciones y personas han expresado su pesar y recordado su legado.

Salir de la versión móvil