El Valle en la Independencia

Tito Astudillo y A.

Publicidad

El Valle, San Juan Bautista de El Valle, parroquia eclesiástica desde noviembre de 1802 y civil desde marzo 1897, a luz de investigaciones realizadas por Bolívar Cárdenas Espinoza y sustentadas en su libro “Bicentenario de Verdeloma Templo del Sacrificio Heroico”; cumplió un papel importante en la declaratoria de Independencia de Cuenca del tres de noviembre de 1820; como centro de reunión de los patriotas y como proveedora de voluntarios para las milicias revolucionarias que lideraba José María Vásquez de Novoa.

Por estas investigaciones se sabe que el dos de noviembre, celebración del día de los difuntos, los patriotas encabezados por Vázquez de Noboa se reunieron en la parroquia El Valle para ultimar detalles de la gesta libertaria del siguiente día, hecho que confirma un alegato del escribano Gerónimo Illescas al Alcalde primero y Juez de Letras, en una causa criminal, que concluye en los siguientes términos: “… no estaba yo en San Juan del Valle el día de finados  en el año 20, con el doctor José María Vázquez de Noboa y sus camaradas recolectando gente, ni en junta de patriotas…”, alegato que a la vez revela que ahí se reclutaron voluntarios. En el Cabildo ampliado del 15 de noviembre del mismo año, convocado por Vázquez de Noboa para la elaboración un plan de gobierno, intervienen y firman como diputados por la parroquia El Valle, los ciudadanos Manuel Guerrero y Juan Jaramillo; familia representativa y numerosa de esta parroquia muchas generaciones atrás, hasta nuestros días, los Guerrero.

Hechos que, por otro lado, son entendibles en tratándose de una parroquia con una numerosa población blanco mestiza; según el censo de 1778, El Valle tenía una población de 3.920 habitantes; 529 mestizos blancos (272 hombres) y 3.400 indios; por otro lado, su ubicación a prudente distancia de la ciudad, ideal para albergar una reunión conspirativa. (O)

publicidad