Falta por identificar una docena de reos muertos en el motín de Ecuador

AME7540. GUAYAQUIL (ECUADOR), 01/10/2021.- Familiares de reos esperan hoy con féretros en las afueras de la morgue para que les entreguen los cuerpos de sus seres queridos, asesinados el martes durante un motín en Guayaquil (Ecuador). El martes se produjo un motín en el centro penitenciario del Litoral, en Guayaquil, donde 118 reos perdieron la vida, hecho que ha generado fuertes críticas por la falta de respuesta del Gobierno ecuatoriano ante el hacinamiento carcelario y las precarias condiciones de vida de los presos. EFE/MARCOS PIN
Publicidad

De los 119 presos muertos en la masacre de la semana pasada en una cárcel de Guayaquil, Ecuador, quedan aún por identificar una docena, en su mayoría cuerpos desmembrados, mientras que 107 fueron identificados y 95 entregados a sus familias, informó este martes la Fiscalía provincial de Guayas.

Los restos aún no identificados reposan en la sede Criminalística de la Policía Judicial en la ciudad de Guayaquil, considerada el puerto principal de Ecuador, de los que 10 fueron mutilados e incinerados, y dos serían de ciudadanos extranjeros.

El órgano fiscal reportó que tres cuerpos permanecen sin cabeza, «pero están identificados por sus huellas dactilares», mientras que «hay una cabeza que no tiene extremidades».

Más de un millar de policías y militares intervinieron la cárcel para retomar el control después del motín ocurrido entre el martes y el miércoles de la semana pasada y que dejó 119 fallecidos y unos 80 heridos.

En el operativo las fuerzas de seguridad decomisaron 13 armas de fuego (seis fusiles y siete pistolas), además de 1.136 municiones, 250 armas blancas, cinco granadas, 60 celulares y seis kilos de droga, según las autoridades policiales.

publicidad

El enfrentamiento dentro de la Penitenciaría del Litoral se convirtió en la peor masacre ocurrida dentro de una prisión en Ecuador, donde según el director del Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Privadas de Libertad y Adolescentes Infractores (SNAI), Bolívar Garzón, había una tasa de hacinamiento del 62%.

Este último episodio de la crisis carcelaria que se viene desarrollando en el país desde hace unos cuatro años y responde a la lucha entre bandas rivales por el control del tráfico de drogas, llevó al Gobierno de Guillermo Lasso a declarar el estado de excepción en todo el sistema penitenciario del país.

Sin embargo, durante el fin de semana se registraron enfrentamientos en otra cárcel y la fuga de tres reclusos de una prisión de la capital ecuatoriana. EFE