¿Y el CRS o CPL de Turi?

Leonar Durán

Publicidad

Está allí. Enclavado en Turi, una parroquia turística de Cuenca. Es

parte de su entorno, de la convivencia de sus habitantes. Nadie lo podrá

retirar.

Nos dijeron, nos hicieron creer, los creímos, que servirá únicamente

para albergar a presos provenientes de Azuay, Cañar y Morona Santiago.

publicidad

Es decir, una cárcel regional. Y, ¡pobres ingenuos!, hasta asistimos al

inaugural corte de cinta.

Tenía el pomposo nombre de Centro de Rehabilitación Social. “Cereesé”

pronunciaban con cierta altisonancia.

Alguien les hizo caer en cuenta que los presos no tienen ningún tipo de

rehabilitación. Nunca lo han tenido, y, acaso, ni lo tendrán. Ahora lo

llaman, como a los demás del país, Centro de Privación de Libertad, o

sea un “Cpeele”. Un eufemismo más, cuando lo que es, es una cárcel.

Allí también, en secreto y complicidad, o rindiéndose al chantaje de

algunos reclusos, de “los duros” como los llaman a quienes controlan la

cárcel, ingresan armas de todo calibre, ni se diga las “armas blancas”,

ni se diga teléfonos celulares, y peor la droga.

Allí los presos, no todos por supuesto, hacen de las suyas. Si hasta

improvisaron una piscina. ¿Se acuerdan?

Cuando hay motines, asesinatos en masa, como el ocurrido a comienzos de

2021, nuestras autoridades cumplen el ritual de exigir, de recordar, que

el de Turi es un Centro regional. Que por favor se lleven a los reclusos

que no son de Azuay, Cañar y Morona Santiago; peor a que sean traídos

los de alta peligrosidad; es decir los que comandan las mafias cuyas

disputas entre sí tiene al país en vilo, y al gobierno casi sin saber

qué hacer para poner orden y control.

Eso, hay que decirlo, es imposible. Cueste los que nos cueste, debe

entenderse que el sistema penitenciario del país se maneja de forma

integral.

Siendo así, lo único sensato es exigir que la crisis carcelaria, que

días atrás llegó al colmo de la barbarie, sea corregida remozando viejas

estructuras, amalgamadas con la corrupción, chantajes, con un sistema

judicial que “hace agua”; sobre todo, redireccionada con una verdadera

rehabilitación, y previniendo las causas en las cuales germinan los

delitos.