Cristóbal Colón pierde amigos y estatuas en Estados Unidos

Álvaro Blanco

Publicidad

El nombre y legado de Cristóbal Colón lleva mucho tiempo en entredicho en Estados Unidos por el daño que los exploradores hicieron a los pueblos indígenas en el continente americano, y aunque han sido muchos los monumentos en su honor retirados o destrozados, siguen quedando bastantes por el país.

También son muchos, hasta 6.000, los lugares que llevan su nombre, desde el Distrito de Columbia en el que se encuentra Washington, la capital del país, a ciudades, calles, ríos o montañas, según el Data + Feminism Lab, del Massachusetts Institute of Technology (MIT).

Según la Auditoría de Monumentos Nacionales, elaborada por Monument Lab y la Fundación Andrew W. Mellon, todavía restan 149 estatuas y similares en recuerdo de Colón en Estados Unidos, lo que le sitúa en tercer lugar y solo por detrás de los expresidentes Abraham Lincoln (193) y George Washington (171).

Este reciente estudio ya ha tenido impacto en las políticas públicas y fue citado en un proyecto de ley del representante estatal de Pensilvania Chris Rabb (demócrata), quien a inicios de este mes propuso cambiar el Día de Colón por el Día de las Elecciones.

En los últimos meses se pueden contar más de una treintena de casos de monumentos de Colón que fueron decapitados, vandalizados de numerosas formas o retirados por las autoridades en ciudades a lo largo de todo el país, desde Filadelfia a Boston o Miami.

publicidad

La retirada de estatuas, placas y monumentos varios se aceleró en 2020 durante la ola de protestas raciales por la muerte del afroamericano George Floyd, en Mineápolis (Minesota), a manos de un policía blanco.

Los focos de las protestas fueron monumentos de líderes de la Confederación, padres fundadores de EE.UU. y exploradores que eran percibidos como símbolos del racismo por los manifestantes, y Colón fue una de sus mayores víctimas, pues le achacaban un papel destacado en la trata transatlántica de esclavos y en el exterminio de pueblos indígenas durante siglos.

Como ejemplo, las autoridades de la ciudad de Columbus, en Ohio, se vieron obligadas el año pasado a retirar dos estatuas del descubridor, una de ellas frente al mismo Ayuntamiento.

Menos civilizada fue la retirada en Baltimore (Maryland) de una de las tres obras en honor al marinero de Génova, que fue derribada en 2020 por manifestantes, que al menos dejaron en pie el obelisco que se considera el primer monumento a Colón erigido en todo el mundo, en 1792. (O)