¡Grave error!

Ana Abad R.

Publicidad

¿Dónde quedó aquel Señor de zapatos rojos? ¿Dónde su sonrisa, sus bailes y sus expresiones bonachonas? ¡Qué tenaz y rápido proceso de trasmutación sufrió! “¡Que me escuchen bien! Los que están en la Casa de la Cultura”, lo dijo alto, fuerte y con total desfachatez en pleno doce de octubre. ¡Qué grave error! ¿No les parece un tonito conocido? ¿Dónde estarán sus asesores en comunicación? ¿Acaso en el Gobierno aún no miran el grave desgaste político que enfrenta que hasta sus más cercanos prefieren tomar distancia? ¿Cómo se le ocurre siquiera mencionar “apología del delito” cuando la CONAIE exige que sea un diálogo con resultados? ¿No es acaso una grave apología del delito ser Presidente de una Nación y no declarar dónde está el dinero obtenido por la venta de sus negocios off shore? ¡Grave error!, cuando hay cinco millones de ecuatorianos pobres, según declaración del ministro Esteban Bernal. ¿Qué estarán haciendo sus abogados constitucionalistas que le permiten hablar de muerte cruzada?¡Grave error! Más aún cuando el subsecretario Juan Manuel Fuertes dice que “la mejor democracia no es la del voto, es la del diálogo y el acuerdo” ¿Cuántas líneas políticas existen al interior del Gobierno? ¡Grave error! ¡Grave amenaza para la estabilidad política del país! (O)

publicidad