Combustibles

María Eugenia Moscoso C.

Publicidad

Desazón y preocupación genera la subida del petróleo a nivel internacional, en razón de la llegada del invierno, en el hemisferio norte y, consecuentemente, la subida de los precios del carbón y del gas natural y cuyas reservas ya se están agotando. Desde esta perspectiva, ello conlleva a un obligado incremento del precio del petróleo ecuatoriano e igualmente, de los combustibles, a nivel nacional.

Entonces, surge la protesta de los transportistas y el temor por esa obligada cadena, en razón del incremento de los precios, pero fundamentalmente, de los alimentos y artículos de primera necesidad. Es el momento de una urgente “focalización” de los subsidios a los combustibles. Tarea compleja pero necesaria de parte del gobierno, para evitar la violencia que generó, hace dos años, tras la eliminación del subsidio a los combustibles y el consecuente desarrollo de agresivas movilizaciones durante doce días consecutivos, registradas en octubre de 2019 y que condujeron a pérdidas de más de 800 millones de dólares y hasta un flagelo de un edificio público.

¿Cómo se deberá focalizar esta subida de precios de los combustibles que, al momento asciende a once centavos en la gasolina extra y a cuatro centavos en el diésel? Y en esta dimensión, el particular malestar de los transportistas, entre otros gremios, es sensible y ya se empieza a hacer evidente. Esperamos que, en este mes de octubre, no se repita ese capítulo doloroso y controversial de octubre de 2019. Estaremos atentos a la política de focalización de los subsidios a los combustibles. (O)

publicidad