Luis Hernández es el nuevo ministro de Defensa

El presidente Guillermo Lasso posesiona a Luis Hernández como ministro de Defensa. Foto: Twitter Guillermo Lasso.
Publicidad

El presidente ecuatoriano, Guillermo Lasso, designó este lunes al general retirado Luis Hernández como su nuevo ministro de Defensa, en reemplazo del almirante Fernando Donoso, quien dimitió a menos de cinco meses de haber asumido el cargo.

En una ceremonia efectuada en el Palacio de Gobierno, en el centro histórico de Quito, Lasso tomó juramento a Hernández, quien se incorporará de inmediato a sus funciones tras la designación mediante decreto ejecutivo.

Donoso dimitió del cargo por causas aún no reveladas y a menos de cinco meses de haberlo asumido, el 24 de mayo pasado, cuando también fue investido el presidente Lasso.

El nuevo ministro de Defensa fue comandante de operaciones durante el conflicto de 1995, cuando Ecuador y Perú mantuvieron escaramuzas bélicas y diplomáticas por la disputa de un sector entonces no demarcado de la frontera amazónica, que se conoció como la «Guerra del Cenepa».

Durante la ceremonia de toma de posesión, el presidente recordó que ese viejo conflicto quedó ya en el pasado, pero remarcó que en la actualidad Ecuador afronta nuevas amenazas.

publicidad

«Ecuador sí tiene enemigos y las cosas evolucionan, y en materia de defensa nacional debemos tener claro que tenemos un enemigo que enfrentar y ese es el narcotráfico y la trata de personas», subrayó el mandatario.

Para encarar esos desafíos «necesitamos de unas Fuerzas Armadas más fuertes, más sólidas y aún más comprometidas con ese objetivo», añadió Lasso al encomendar a Hernández trabajar en la elaboración de un «plan estratégico para el fortalecimiento» de la entidad castrense.

Ese fortalecimiento, dijo, se debe efectuar en el número de efectivos, en su capacitación y en la necesidad de «poner a funcionar el equipamiento de las tres ramas de las Fuerzas Armadas».

Lasso admitió de que «Ecuador vive una etapa de inseguridad» que tiene varios orígenes, como el narcotráfico que, a su vez, genera consumo de drogas y delincuencia.

Por ello, se requiere «recuperar la tranquilidad de la ciudadanía» agobiada por los casos de delincuencia que, a diario, se suceden en el país, remarcó el jefe del Estado. EFE