Hay 18 personas detenidas hasta el momento en el paro nacional

Indígenas de las comunidades de Cusubamba bloquean una carretera al norte de la ciudad durante una jornada de protestas contra el Gobierno, hoy, en Quito (Ecuador). EFE
Publicidad

Una tensa calma se registró en Ecuador durante las primeras horas de este martes 26 de octubre del 2021, en el que diversas organizaciones sociales han convocado a manifestaciones en contra del gobierno de Guillermo Lasso y en demanda del congelamiento del precio de los combustibles.

A la medianoche, las vías de algunas provincias, como Pichincha, Pastaza, Azuay, amanecieron bloqueadas. La Policía y los agentes de la Comisión de Tránsito acudieron a despejar las carreteras.

En contraste, en calles y avenidas de Quito no se registraron bloqueos en las primeras horas de este martes, cuando incluso las unidades de transporte público trabajaron con normalidad pese a que el lunes advirtieron que no circularían durante las primeras horas del día.

En Cuenca, en cambio, el paro de los transportistas urbanos tomó por sorpresa a los usuarios. Los buses estuvieron fuera de servicio de 06:00 a 09:00.

Conforme avanza el día, los grupos indígenas se sumaron a la jornada de protestas y bloquearon más vías.

publicidad

Uno de los puntos fuertes de la protesta fue el cantón Cotopaxi. En diferentes sectores, como Pujilí y Panzaleo, las comunidades indígenas cerraron la E 35 en medio de fuerte presencia policial y militar.

A las 11:00, Leonidas Iza, presidente de la CONAIE, dio las primeras declaraciones sobre la jornada de protestas, desde Cotopaxi. Hizo un llamado a mantener la unidad y a no caer en provocaciones: «Están infiltrando a la gente… A veces con los ánimos de los jóvenes van a querer confundir y poner cualquier pretexto para instaurar nuevamente la violencia».

Iza expresó que las protestas durarán lo que sea necesario: «Dependerá del presidente de la República».

La CONAIE denunció que la Policía está reprimiendo a los manifestantes en diferentes sectores, como Cotopaxi y Azuay, en el sector La Ramada, de la vía Cuenca-Girón-Pasaje, en Santa Isabel.

Los policías lanzaron gas lacrimógeno para intentar, sin éxito, habilitar la vía Cuenca – Girón-Pasaje. Cortesía

Además, la periodista Pamela Morante denunció que ella y su compañero camarógrafo, de Canal 9 de Daule, Guayas, fueron agredidos por la Policía mientras realizaban la cobertura periodística.

En la tarde, la Policía se pronunció sobre esa denuncia y aseguró que la agresión fue por parte de un manifestante.

Al mediodía, el vocero del Gobierno, Carlos Jijón, se refirió a la jornada de movilizaciones. Informó que 18 personas han sido detenidas por la Policía mientras cerraban las vías, 10 de ellos en Daule.

Los detenidos fueron puestas a órdenes de los jueces competentes para que puedan determinar su culpabilidad o inocencia. «La fuerza pública se hará cargo de que se respete la ley, el orden y el derecho de los ciudadanos que no quieren estar en paro», aseguró Jijón.

En la rueda de prensa ofrecida a los medios, Jijón habló de unas seis carreteras que fueron cerradas pero que, posteriormente, se han ido habilitando para «garantizar que quienes quieran ir a trabajar puedan hacerlo».

Marchas

Se prevé que en la tarde, al finalizar la jornada laboral, se sumen a las manifestaciones decenas de trabajadores que reclaman también por la congelación del precio de los combustibles y rechazan las proyectadas reformas laborales del Gobierno al considerar que precarizan al sector.

La convocatoria a las manifestaciones, de alcance nacional, salió desde el Frente Unitario de Trabajadores (FUT), la principal central obrera del país; la poderosa Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie); el Frente Popular; la Unión Nacional de Educadores (UNE), y la Federación de Estudiantes Universitarios del Ecuador (FEUE), entre otras.