Preocupante panorama

Publicidad

La posibilidad de una nueva movilización, el sintomático rebrote de contagios por el Covid-19, y la inevitable agitación política derivada del informe sin debate de la Comisión de Garantías Constitucionales, serán parte del panorama del Ecuador en estos días.

Según dirigentes de la Coanie y de Pachakutic -el brazo ejecutor de su política-, sus “bases” discuten si deben o no aceptar el nuevo diálogo propuesto por el gobierno.

De por medio está la posición irreversible del Régimen para mantener el congelamiento del valor de los combustibles en los precios recién fijados.

En contravía está la posición de la Conaie y otras organizaciones sociales.

En tal coyuntura el diálogo nacería muerto, mucho más si, de ser aceptada la invitación, se ponen condiciones y amenazas.

publicidad

El subsidio a los combustibles ha sido y seguirá siendo el campo de confrontación. Y esta “compensación” sigue aún con la última alza. Lo refleja la proforma presupuestaria para 2022.

Focalizarlos, es decir, destinarlos a los menos favorecidos económicamente, tampoco parece ser la meta de los sectores intransigentes.

No es para alarmar, pero, los rebrotes de contagios por el Covid-19 nos deben preocupar. Serían consecuencia del descuido de ciertos sectores poblacionales durante el último feriado.

La pandemia sigue vigente. En Europa y China se toman duras medidas para tratar de contener los rebrotes.

Las medidas de bioseguridad, controlar los desbandes sociales y vacunarse, deben ser parte de nuestra cotidianidad.

No actuar así sería echar al traste la reactivación económica cuyas señales positivas son evidentes.

El caso Pandora Papers “investigado” en tiempo récord en la Comisión de Garantías Constitucionales en lo atinente al presidente Guillermo Lasso, y cuyo “informe” sin debatirse fue emitido, será otra mecha para encender los ánimos.

En esa Comisión predominan representantes de los mismos sectores impulsores de las movilizaciones y, probablemente, hasta de pretender desestabilizar al país.

Ojalá prime la sensatez ante la confrontación radical.