- Publicidad -

Conmoción

Luis Ochoa Maldonado

Para la Corte Constitucional, no hay conmoción en su interpretación jurídica y se han puesto en entredicho con el Ejecutivo confundido y sin rumbo en este trance por los resultados observados. Qué fácil es cobrar el sueldo que supera los 10 salarios básicos nacionales, cada mes, mientras en territorio, en léxico burocratico, se siguen matando entre los pobres que son los detenidos. Hasta cuando se toman medidas inteligentes, con el aporte de la fuerza pública empoderada, la respuesta temprana de la justicia y la acuciosidad de la Asamblea para fiscalizar los hechos y legislar por la tranquilidad ciudadana. Ya es hora que devenguemos nuestros estipendios con decoro y compromiso.   

Ha perturbado a la paz los acontecimientos ocurridos en las penitenciarías, para las personas privadas de libertad, sus familiares y la ciudadanía en general, que de manera periódica el ultimo este fin de semana próximo pasado luego de 45 días se repite otra masacre con al menos 62 asesinados, por otros presos que con crueldad inusitada y transmitiendo vía celular mostraron las practicas horrendas, que dentro del recinto se ejecutaban, mientras quienes deben cumplir con su misión de precautelar la vida, como derecho esencial, en donde estarían, más los principales responsables políticos fueron captados por la televisión en una dispendiosa reunión social, para configurar la conmoción negada oficialmente, pero evidente para una  opinión publica indignada, al ver a familias desesperadas para que se informe la situación de sus parientes.

Es un problema que se acumula, con el transcurrir del tiempo, sin soluciones que se presentían desde hace semanas y según la prensa el pedido de los presos angustiados era desde el jueves anterior, pidiendo protección que nunca llegó. El país ha ocupado los principales titulares del mundo por estas referencias desgarradoras, que nos avergüenza, por lo mismo es hora que superando los temores de nuestra propia sombra para las máximas autoridades de los poderes del estado, conciban que la potestad no se negocia, pongan atención a lo esencial, que es la vida y dignidad de las personas más aun cuando están a su custodia.  (O)

Salir de la versión móvil