En Cuenca faltan 322 docentes para las instituciones fiscales

Se prevé que el 22 de noviembre, cerca de medio millón de jóvenes sean los primeros en regresar a las aulas. Xavier Caivinagua/El Mercurio
Publicidad

El próximo 22 de noviembre del 2021 empezarán a retornar a las aulas los estudiantes de las instituciones públicas, fiscomisionales y privadas del Ecuador. La decisión fue tomada por el pleno del Comité de Operaciones de Emergencia (COE), que aceptó la propuesta del Ministerio de Educación para que se reanuden las clases presenciales.

Con el regreso inminente de niños y jóvenes, tanto directivos como padres de familia se han preguntado si la infraestructura está en óptimas condiciones y, sobre todo, si estará completa la planta docente de las instituciones educativas que han visto disminuir a su personal por la emergencia sanitaria, la jubilación o los cambios de lugar de trabajo.

Solo en Cuenca, según Miguel Pesántez, coordinador de la zona 6 del Ministerio de Educación, se requieren 322 profesores para los establecimientos fiscales que, en algunos casos, llevan semanas sin docentes. Por ejemplo, en la escuela 12 de Abril, desde septiembre pasado, tres profesores se jubilaron. Y, desde entonces, tres aulas no cuentan con los docentes, quienes son el pilar fundamental para que se desarrolle la enseñanza.


“Es muy triste que pase esto. Llevamos septiembre, octubre y noviembre pidiendo que vengan los profesores pero hasta ahora no tenemos una respuesta. Lo que está pasando no pasaba antes, era enseguida el reemplazo cuando un profesor se iba”, dijo Pedro Calle, director de la escuela.

A pesar de los concursos del “Quiero Ser Maestro” y de las convocatorias realizadas a través de la plataforma Educa Empleo, el déficit de profesores, no solo en Cuenca, sino en todo el país, continúa siendo una problemática que afecta a los estudiantes. “Los maestros, los padres y los estudiantes no solo están dispuestos a regresar, estamos desesperados por regresar a clase, pero para regresar no solo hace falta decir que es obligatorio, sino que debe haber prioridad de dotar de personal docente para atender cursos que, en el casco urbano, tienen 45 alumnos en promedio”, opinó Rubén Lema, presidente de la UNE Azuay.

publicidad


Presupuesto

Para Henry Calle, excoordinador de la zona 6 del Ministerio de Educación, en Ecuador existe un déficit histórico de profesores. De hecho, cuando él asumió la Coordinación de Educación hace cuatro años, en Azuay, Cañar y Morona Santiago faltaban 600 docentes para 1.500 escuelas, pero, para el 2018 se había rebajado los faltantes a 80.

En ese mismo año, Calle renunció porque, entre otras situaciones, se empezó a disminuir el presupuesto que afectó al gasto corriente, rubro que es necesario para contratar y pagar a los docentes.

“Luego de eso vino a decaer la cobertura de docentes. Los recortes han sido altísimos. Estamos hablando de cientos de millones de dólares, que impactan al gasto corriente, además de la regulación y restricción de contratación de docentes ocasionales, y esto vuelve a aumentar el acumulado de docentes”, dijo Calle.

Para Calle, sin la voluntad política que se ve reflejado en el presupuesto anual, la falta de docentes continuará, y al final, no solo los estudiantes serán afectados, sino todo un país que ha visto cómo la brecha educativa continúa agudizándose. (I)