- Publicidad -
Inicio Opinión Editorial El plan de inversiones

El plan de inversiones

El ambicioso plan del gobierno, según el presidente Guillermo Lasso, contempla inversiones por 30 mil millones de dólares.

Lo anunció en el foro de inversión Ecuador Open for Businnes ante más de un millar de inversionistas extranjeros.

A ellos les expuso las oportunidades, garantías jurídicas, el crecimiento económico previsto para 2022, la apertura comercial, el casi seguro ingreso de Ecuador a la Alianza del Pacífico, el bajo riesgo país, y las distintas áreas en dónde colocar los capitales.

El Ecuador pos pandemia, sin lugar a dudas requiere de manera urgente de inversiones extranjeras, cuya presencia han sido esquivas en los últimos 10 o 15 años, no así en los países vecinos.

A juicio del gobierno, aquellas son oportunidades para crear fuentes de trabajo, volver competitivo al país en determinadas áreas, y abrirse al mundo sin sesgos ideológicos ni prejuicios anclados en viejas estrategias geopolíticas.

Sin embargo, el citado plan puede encontrar peros en la Asamblea Nacional cuando le corresponda debatir proyectos de ley o de reformas a otras, ya anunciadas por el gobernante.

Incluso colectivos ideológicamente contrapuestos al Ejecutivo anuncian su oposición a potenciales monetizaciones como se conoce ahora a las privatizaciones de los sectores estratégicos, hidrocarburos, telecomunicaciones, electricidad, por ejemplo.

No serán vendidos sino concesionados al amparo de alianzas público-privadas ya previstas en una ley, ha precisado el régimen.

Se verá entonces un duro contrapunto entre la lógica del capital y el estatismo, en cuyo caso podrían sobrevenir largas discusiones y el ahondamiento de la conflictividad social.

Pero será necesario amoldar esos contrapuntos a la luz de la realidad económica y social, no solo del país, sino de gran parte del mundo.

Otro potencial fogueo será el aumento de la producción petrolera y la explotación minera. La oposición a estas actividades ha cobrado fuerza, más todavía a raíz de la última cumbre climática.

Las buenas intenciones del gobierno ojalá sean digeridas por sus opositores pensando en los ecuatorianos.

Salir de la versión móvil