Raúl Viver: «Es un honor representar a Ecuador ante dos potencias mundiales»

El capitán del equipo ecuatoriano de la Copa Davis, Raúl Viver, en una imagen de archivo. EFE
Publicidad

Ecuador aparece en la ruta de España y de Rusia como una pequeña piedra en el camino de la fase final de la Copa Davis, en partidos que arrancarán el próximo día 26 en Madrid.

Para el capitán del equipo ecuatoriano, Raúl Viver, tanto España como Rusia aparecen como «los grandes favoritos, no solo para ganar la serie, sino para alzarse con el título de la actual edición».

Viver, en declaraciones a Efe, consideró que es una hazaña que el equipo ecuatoriano haya llegado a estas instancias de la Davis, por méritos propios, y por ello comparó su ingreso en el grupo con España y Rusia con la parábola religiosa de «David contra Golliat»

«Nos enfrentamos a dos potencias del tenis mundial como España y Rusia, que tiene un equipo fortísimo. Lo sabemos y por eso es un compromiso muy grande representar a nuestro país», señaló.

Parecería que son mínimas las opciones para Ecuador, pero a ellas se aferrará el equipo, liderado por el cabeza de serie número uno, Emilio Gómez, quien a sus 29 años, con una técnica depurada y un poderoso brazo derecho, todavía no alcanza a emular los éxitos de su padre, Andrés Gómez, el héroe zurdo de Roland Garros en 1990.

publicidad

En ese entonces, su padre, con 30 años de edad, ganó el torneo galo tras derrotar, en un apretado partido final, al estadounidense André Agassi.

A diferencia de Andrés, Emilio domina mejor su brazo derecho, con el que ha tenido actuaciones interesantes y se ha ubicado en el puesto 148 de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP).

Emilio Gómez junto a Roberto Quiróz, en individuales, acompañados por Diego Hidalgo (28 años) y Gonzalo Escobar (32), en dobles, lograron eliminar en la fase anterior de la Copa Davis al favorito, Japón, en marzo de 2020.

Esa sobresaliente actuación de los ecuatorianos por 3-0 sobre los japoneses, les ha revestido de fortaleza para su debut próximo ante los España.

Además de conformarlo en múltiples ocasiones, el capitán de la Davis, Viver, dirige al equipo ecuatoriano desde 1994, sin ninguna interrupción, gracias a su notable experiencia, condición que prevé demostrarla en esta serie crucial.

«Nunca pensé que llegaría a estar tantos años consecutivos al frente de la selección de Ecuador. No puedo creer que haya pasado tanto tiempo, cuando me lo dicen me impacta el hecho de saber que ha pasado tanto», dijo Viver en una conferencia de prensa celebrada en el Madrid Arena, recinto que acoge la sede española del torneo y donde se disputará la final.

«Para mí la Copa Davis siempre fue importante. Jugué doce o trece años como tenista y llevo toda una vida representando al país. Es algo que me apasiona, me encanta, por algo es la competición más importante por equipos. Estoy contento de tener ese privilegio de estar durante tanto tiempo», comentó

Viver, sin embargo, no duda al comentar que, más que un equipo, ha logrado conformar una auténtica familia, ya que Emilio Gómez es primo de Roberto Quiróz Gómez.

El sobrino del ganador del Roland Garros en 1990 tiene también en su brazo izquierdo su mejor arma, aunque los reveses a dos manos son sus mejores golpes.

Entretanto, Escobar e Hidalgo, en dobles, se entienden a la perfección y también son la esperanza en la fase final, al considerar que fue justamente el punto conseguido por este dúo el que consolidó el triunfo de Ecuador sobre Japón.

El quinto integrante del equipo ecuatoriano es Antonio Cayetano March, un joven de 21 años que se presenta como una carta de relevo importante para el equipo nacional.

Las mejores actuaciones de Ecuador en la Davis las cumplió en el año 1967, cuando eliminó en cuartos de final a Estados Unidos, pero perdió en semifinales contra España.

En 1985 también accedió a cuartos de final, pero fue eliminado entonces por antigua Checoslovaquia.

El jugador más exitoso con el equipo ecuatoriano ha sido el guayaquileño Nicolás Lapentti, que entre 1993 y 2010 ganó 61 partidos, en 38 participaciones.

El actual equipo ecuatoriano tiene un recorrido por los distintos torneos de la Davis desde la primera década de este siglo, cuando sus principales integrantes reemplazaron a los hermanos Nicolás y Giovanny Lapentti.

El equipo de Copa Davis de Ecuador se encuentra en la cima del torneo con el gran sueño de conseguir la Copa, que también inspiró a sus grandes tenistas de épocas anteriores.

«Es un honor y un privilegio estar en estas finales con jugadores que no están muy arriba en el ránking pero que cuando representan a Ecuador lo dan todo. Hemos analizado a los rivales, son difíciles, y nuestra idea es salir a luchar, dejar todo y tratar de ganar», concluyó. EFE